Scott & Charlene’s Wedding – Any Port In A Storm

Esta noche toca otro concierto, montado por Gorgeous George, la organizadora de “with two eggs” Jorge. Una banda llamada Scott & Charlene’s Wedding. Fíjate si es un negocio complicado ya de por sí, te traes a un grupo que ni su madre conoce –he preguntado a la mía, me ha contestado algo raro tipo, me alegro, hijo, ya era hora…-, encuentras una sala, negocias las condiciones de cada uno, te juegas el cuello apostando tu pasta, mueves montañas para que hablen de ello –en bien, a poder ser-, invitas a periodistas, cruzas más dedos de los que pensabas tener, rezas para por lo menos cubrir gastos, y cuando llega el día… te das cuenta de que el Atlético se juega su pase a la final de la Champion’s a la misma hora. Un golpe bajo de la UEFA, seguro que lo han hecho a posta para que Jorge acabe con las pocas uñas que le quedan.

Sigue leyendo

Flash And The Pan – Walking In The Rain

Curioso, hasta ayer nunca había escuchado el original de la canción Walking In The Rain. La conozco por haberla escuchado mil veces, en la versión que hizo de ella Grace Jones en su fantástico álbum Nightclubbing, de 1981. Tres años antes, el dúo australiano Flash And The Pan había sacado este OVNI, que como muchos de estos artilugios fugaces, apenas se había dejado ver. Ni en su país de origen, donde los dos miembros del combo eran algo así como los p… amos de la producción musical.

Sigue leyendo

Nick Cave & The Bad Seeds – Push The Sky Away

Menos rock que Igyy Pop, menos hispano que Minck DeVille, menos guapo que Bowie, menos dandy que Brian Ferry, menos sexy que Michael Hutchence, menos poeta que Dylan, menos pirado que David Byrne, menos milagrosamente rescatado que Lou Reed –hasta que la suerte le abandonó-, Nick Cave es sin embargo todo esto a la vez, más una pizca de elegancia rock en estado de gracia, de la que ninguno de los antes mencionados podía presumir. Nick Cave and the fucking Bad Seeds, o cómo contar el rock’n’roll a los más pequeños, para que las generaciones futuras no olviden.

Sigue leyendo

INXS – Kick

INXS, o cómo empezar muy bien y terminar… banal -por decir algo sin herir la sensibilidad de las fans del guapetón Hutchence-. Mirando su carrera y discografía, parece que renegaron de sus orígenes en busca del reconocimiento internacional, especialmente de UK, que se les resistió hasta bien entrado mediados de los 80’s. Esto le pasa a menudo a los grupos australianos; están tan lejos del centro neurálgico musical que se temen que nadie les preste atención, así que se pasan la vida buscando la formula, muchas veces en perjuicio de su originalidad y creatividad. Sin quitarles mérito a los hermanos Farriss y a Michael Hutchence, si comparas la música inventiva del primer álbum, INXS, y la pop muy bien hecha del sexto, Kick, se nota un intento –conseguido- de adaptarse a los gustos de los 80’s y de paso hacer caja. La mejor prueba de ello, esta declaración posterior de Kirk Pengilly, uno de los guitarristas de la banda, “queríamos un álbum en el que cada canción pudiera ser un single”. Esto casi lo consiguen.

Sigue leyendo

The Church – Under The Milky Way

Me acerco al año y aunque parezca mentira, cuando ataco el post del día, muchas veces tengo que comprobar en el propio blog si ya lo puse meses antes. Ays con la edad de veras… De momento no me ha pasado, pero supongo que a medida que me acerque a los 1.000, de vez en cuando me llevaré un chasco en plan “fuck, si a estos ya los metí, ya decía yo…”. Esta mañana todo lo contrario, de repente me entraron ganas de escuchar “Under The Milky Way”, algo así como un antojo de mujer embarazada. Como sé que no es época de fresa todavía, pues le doy a ciertas canciones. Cuando las tengo subidas en un post, me meto en el blog, enchufo el reproductor y aprovecho para volver a leer las tonterías que conté en su día en busca de, horror, algún error ortográfico o gramatical. Pero esta mañana no di con la canción, aún escribiéndola de todas las formas posibles, incluso un rotundo Anderzemilquiueí. Acudí preocupado al gestor, pero tampoco. Así que me resigné a reconocer que no fallaba WordPress, sino yo. Me acerco al año y resulta que todavía no he publicado nada acerca de The Church y su muy bonita “Under The Milky Way”. Esto es peor que la edad, esto es undía-undiscodelimserso.net

Sigue leyendo

Jagwar Ma – Howlin

Yastamos. Sé que algunos se alegran -y eso que no hablo de los más pequeños-. Lejos de mi decir que estas fiestas que vienen son un coñazo nefastas, a estas alturas del mes, ya nadie me va a prestar atención. Me conformo con contar los días hasta el siete de enero. Entiendo que cada cual le asocie los sentimientos que quiera, por obligación, por norma, por tradición, por gusto, porque tu empresa te ha dado vacaciones, porque te lo reclama el pequeño, porque lo pone el calendario. Pero cuando estás liberado de todo esto, dices, para qué c… esperar estas fechas para caer en la exaltación de la amistad y el amor y escuchar sonoros “Suegra, te quiero”, cuando podría ocurrir …. Vale, la suegra es un mal ejemplo. Mejor miremos a Jagwar Ma, aunque sea con varias copas de Freixenet oro. Noel Gallagher –los más pequeños dirán, WTF is this chicken, yo no me enfadaré porque no es nadie importante- lo bramó tan efusivo como siempre: “El porvenir de la Galaxia está en manos de Jagwar Ma”. Luego le dieron un soplamocos navideño y volvió a dormir la mona.

Jagwar Ma realmente no necesitaba a este padrino. Primero porque le puede pasar lo que a muchos deportistas jóvenes, que de repente ven como van arrastrando a un país entero deseoso de más victorias y hazañas y records y medallas e himnos, aunque no tengan ni idea del deporte en cuestión.  “Ah, no puede chutar la bola con el pie?”, “Coño, si la bola es de acero y pesa siete kilos”. Segundo porque, sinceramente, si yo fuera un artista novel, trataría de no cruzarme con Noel Gallager. Ah, también han tenido más padrinos, como Johnny Marr. No tengo nada contra este último, pero su largo contacto con Morrissey ya me hace dudar. Y Foals, que se les llevó de gira en su último Tour por UK. Foals sí que es digno, por mi que pueden apadrinar a quien quieran sin levantar la sospecha. Quienes son Jagwar Ma?

Jagwar Ma Howlin

Un personaje de la Guerra de las Galaxias con puré en la boca? No, son australianos –si a estas alturas piensas que es lo mismo es que has caído más bajo que yo-. Gabriel Winterfield, canto y guitarra, y Jono Ma, guitarra, teclado y programación, forman Jagwar Ma en 2011 en Sidney, después de pasar por múltiples bandas, de pop, de rock, de krautrock, de … cosas, vamos. La wiki del dúo tiene cierto tono entusiasta, se ve que la ha redactado un amigo –ellos?- y que se contiene para no ponerlos en el altar ya directamente, cosa que no le gusta a la wiki si el altar ya está lleno con tres generaciones de músicos con pedigrí y derecho vitalicio a acampar ahí.

En 2012 sacan un primer single, Come Save Me. Es música ochentera como la que se hacía en Manchester en los ochenta y que se llegó a conocer como Madchester. Happy Monday, Stone Roses, con algo de Chemical Brothers, en mucho más suave. Y sonidos Beach Boys. El grupo enciende pasiones, más que nada porque muchos de los periodistas/bloggeros de hoy crecieron con esta música, si me apuro, un pelín sin sabor si no lo controlas un poco. En junio de 2013 sacan su primer álbum, Howlin –aullando-. Es pop surf energizante bien hecha, muy australiana. Perfecta para estas fiestas, bailar, conducir, tomar copas, mirar chicas, cagarte en los muertos de algún ministro que se está luciendo con su ley del aborto –ya tendrá su post, en breve-. Sin embargo, Jagwar Ma, apuesto 5 dólares australianos que en 2014 ya no estarán por aquí.

 

 

Escucha algunos singles de howlin, de Jagwar Ma

 

Icehouse – Hey Little Girl

Hey Little Girl, bonita balada pop de 1982. Durante mucho tiempo creí que era una de David Bowie. Y luego recapacitaba y decía, que no, esto es Roxy Music. A veces se me iba la olla y llegaba a la conclusión de que era Duran Duran. Total, estuve veinticinco años sin saber quien era. No impide dormir, pero en fin, demos al César lo que es del César, esta canción es de Icehouse, un combo “pub rock” australiano con treinta años de carrera y nueve álbumes de estudio.

Icehouse Primitive Man

Icehouse fue el proyecto del único superviviente de la banda a lo largo de todos estos años, Iva Davies. Allí, al otro lado del planeta, se le llegó a llamar el David Bowie australiano. Un Thin White Duke con marsupio grande delante, de la que se sacaba de vez en cuando un nuevo hit local. He dicho local, porque apenas le llegaba para traspasar fronteras y cruzar mares. Llegar hasta Europa lo consiguió en 1982, con Hey Little Girl, del segundo disco del grupo, Primitive Man. Lo que iba inicialmente para proyecto solo de Iva Davies se convirtió en el álbum más vendido de Icehouse, que les dio fama, dinero y probablemente sexo fácil –y yo qué sé…- en su país. Fue la primera canción australiana en utilizar las bondades del Linn Drum Machine. ¿WTF The Linn Drum Machine? Wikifiouck: El Linn LM-1, fabricado por Linn Electronics, fue la primera caja de ritmos (drum machine) que permitía utilizar samples digitales a partir de baterías acústicas. Apareció en 1980, costaba algo así como 5.000 dólares, y fue la novia dócil de un montón de artistas que la adoraban, como Prince y Michael Jackson.

Así que por aquí estuvimos escuchando Hey Little Girl durante el invierno 1983, estrujándonos los sesos para poner un nombre sobre el autor de esta bonita canción. Aire nostálgico. Será porque anuncian lluvia para mañana.

 

 

 

Escucha Hey Little Girl, de Icehouse