The Rolling Stones

Post #999. Huele satánicamente bien…

[Esta es la entrada que más temía, con creces. Mañana es pan comido, me saldrá fácil. Bueno, eso digo yo, ya veremos. Pero ésta, jo, si llevo pensando en ella meses. Puaj, fuck’n’roll. Inicialmente tenía un guión, muy bonito, una larga historia que me iba a inventar. Hasta tenía los nombres de los protagonistas. Me hubiera gustado el resultado seguro. Pero después de dar un repaso a las canciones que te dejo, se me ha venido para abajo. La mística alrededor de los Stones puede con un Tomate espantado.]

Un día se morirá Mick Jagger, agárrate fuerte. La boca roja se tragará la lengua para siempre. Puede que pase mañana. O igual ha ocurrido hace dos minutos y las redacciones del mundo entero todavía no se han enterado. No sé la edad que tú tienes, pero lo más probable es que ya estaban tocando cuando irrumpiste en el mundo. La idea misma que el planeta pueda seguir girando sin él es como mínimo surrealista. Más de medio siglo dando guerra y destilando el mejor rock’n’roll, esto es prodigioso. Nadie, nadie, nadie les hizo, les hace ni les hará sombra, JAMÁS. No están en el altar no no no, están en el trono por encima de él.

De la pregunta “¿Beatles o Rolling Stones?” sólo quedan viejas reminiscencias de otra época, cuando te tenías que decidir entre pop o rock. Ganó uno, no hace falta que te diga cuál. Que no, no hablaré mal de los Beatles, ya tuvieron su merecido, por mi como si no existiesen. Hoy es el día más rock’n’roll del blog. No hay otra banda que ilustre de forma tan llamativa un género loco, su música, los excesos, la maquinaría, el dinero, el sexo, el ego desmesurado, las historias sórdidas, los focos, la gloria, la histeria, la beatitud, las lágrimas.

Mick Jagger

El grupo que nadie se puede perder en directo, so pena de estar relegado a ciudadano de segunda, objeto de las miradas más raras. “¿Cómoooooo? ¡¿No has visto a los Rolling Stones en directoooooo?!”. Ja. Lo digo con la sorna y la facilidad de quien por fin los vio, después de intentarlo tropecientos veces. Esto de hacer colas kilométricas o pasar tres horas delante de la pantalla, dándole 3.500 veces al botón comprar, para que al final las 60.000 entradas se esfumen en menos de una hora sin que yo pueda atrapar una, es una tortura que se repitió demasiadas veces. Pero no hace mucho me lo pusieron en bandeja. Esto de tener amigos por el mundo, es una gozada.

Fue el año pasado, un amigo que vive en un país lejano y que había intentado varias veces y sin éxito convencerme para que le fuera a ver, me escribió: “Esta vez, pedazo de idiota, no vas a poder decir que no, los Rolling Stones vienen a tocar a 50 kms de mi casa, y ya tengo las entradas”. Cómo me conoce el muy capullo, sabía que no podía decir que no. Realmente ni se me pasó por la cabeza rechazar el plan, sobre todo después de comprobar que me quedaban millas suficientes. Era una ocasión absolutamente irrepetible de cumplir por fin con mi viejo sueño: ver a los Stones en un escenario. Me iba a poder morir en paz.

[Esto queda muy bonito decirlo, pero no hay prisa, que conste.]

Siempre me ha resultado difícil evaluar cuantas personas hay en una multitud. Seríamos entre treinta y cuarenta mil, por ahí. Ingleses, americanos, australianos, españoles, franceses, alemanes, y otras decenas de nacionalidades occidentales, todos ataviados con vaqueros y camiseta, miles de ellas con el famoso icono rojo de Warhol. Y fuera del recinto, miles de chilabas blancas y caftanes multicolores. Normal en el fondo, estábamos en Abu Dhabi. En mi vida había recorrido tantos kilómetros para ir a un concierto, pero hubiera ido hasta el polo sur, en trineo y masticando pescado seco, para presenciarlo. Los Stones, iba a ver a los fucking Rolling Stones, no me lo podía creer. Y si te digo la verdad, durante tres horas, entre las cervezas, los perritos con salchicha de cerdo y el espectáculo abrumador que nos sirvieron los Stones, me olvidé por completo del país en el que estaba.

Abrieron, como no, con Start Me Up, en un escenario gigantesco, donde Mick Jagger estuvo a sus anchas, pateándose miles de metros por todo lo ancho de la escena, para que nadie en el público se sintiera olvidado. Terminaron, como no, con Satisfaction. Esto fue el nirvana, apoteósico, escuché el famoso riff de Keith Richards y durante un par de segundos se me congelaron corazón y alma. Entre ambas, todo el catálogo de canciones que les hicieron inmensos. Gocé con Gimme Shelter y Sympathy for the Devil, y todo lo demás. Jagger vestido con traje de plumas, bajo un diluvio de colores de fuego, el público completamente rendido a su puta majestad. Lloré con Angie. No tengo reparo en admitirlo, he de reconocer que esto me superó. Bueno, uno es cómo es. Imágenes y emociones guardadas para el resto de mi vida. Maravilloso…

Ya no desearé nunca más la paz en el mundo cuando lleguen las navidades. No no no, que pa’ qué, si nadie me hace caso. Sólo les desearé a los 7.000 millones de humanos que se levanten cada día con Waiting On a Friend, se organicen con Time is son my Side, se pongan las pilas con Paint It Black, vivan con Satisfaction y se acuesten con She’s like a Rainbow. El mundo irá mejor.

Ay, que me emociono…

 

 

 

28 pensamientos en “The Rolling Stones

  1. Esta noche he soñado con el post #999. Y era una pesadilla porque no sabía si los Rolling iban hoy o mañana.
    Felicidades. Por el post, por la experiencia en Abu Dhabi, por amar a los Rolling y por tener esos amigos.

  2. Me pasa lo mismo que a tí, pero sin amigo en los Emiratos. Me va a doler el día que lo dejen, que lo aplacen indefinidamente o que Keith Richards se caiga de un cocotero demasiado alto, en lo alto de mi lista de deseos está ir a un concierto de los Rollings. De pequeño me costó conocerlos, atrapado en la trampa dicotómica de escoger entre los niños buenos y los niños malos. Después los empecé a admitir a medida que sacaban nuevos discos, pero la mayor sorpresa fue descubrir sus primeros discos, ese respeto al blues y su enorme talento.

    • Ay Pere, los Stones. En algún post perdido por ahí (creo que fue aquel que hablaba de Eloise, de los hermanos Ryan), explicaba cómo a mediodía en la playa de mi infancia -tendría, no sé, seis o siete años-, una señora cogía un micrófono para darnos el “Son las 12, que aprovechen”, y luego ponía música. Qué cosa más rara en el fondo. Pero hay que ver los recuerdos que provoca aquello. A veces sonaba Paint It Black, y esto, qué quieres que te diga, a uno le deja marcado de por vida.

  3. No te enfades conmigo Fiouck pero es que esto de las mitomanías… hace cuanto que no escriben una canción estos señores? Son momias, gloriosas sí, pero momias. Yo no iría ni al pueblo de al lado para verles. Y mucho pemos pagar unas entradas al precio que pagó tu amigo. Me sentiría como viendo a Tom Jones en Las Vegas, espectáculos de crucero para viejecitos. Eso de elegir entre los chicos malos y los buenos es puro marketing, el rock’n’roll circus. Al final lo que debe quedar es la música, eso es lo que debe ponerte los pelos de punta, no los saltitos de un abuelo que se mantiene en bastante buena forma. Que sí, que son los Stones, que la lista de grandes temas es inmensa, y las anécdotas y las portadas y las mujeres y las drogas… todo eso que nos gusta, pero a mí nunca me han levantado de la silla. A ver mañana el tatachán final.

    • desde el 2012 para su trayectoria no hace tanto si la comparamos con las bandas de su “generación” ademas son muchos los que están apartados durante tiempo Pink Floid, Bowie…. y después sacan algo los Stones a cada álbum que han ido sacando desde el 2000 para aquí siempre han sacado algún single nuevo y el A Bigger Band álbum completo en 2005 singles Dont Stop y el Doom and Gloom o el One More Shot en su GRRR!!! de ese 2012, el marketing va unido al rock desde siempre otra cosa es que en excesos y lo que es una banda de rock al uso no les gane nadie aun hoy en día a esas momias Stonianas y para la edad que tienen ya me gustaría que muchas bandas “nuevas” tuviese esa al menos actitud en un escenario o su frontman tuviese la misma personalidad que Jagger encima de el ,calidad musical a parte claro esta.

      • Splungeman, gracias! En Tele Búlgaro están reclutando, si te interesa 🙂
        Los Stones va mucho más allá que su música, es lo que la historia recordará, y el Tomate cretino igual.

        • Tele Búlgaro? jajajaja ni idea, sarcasmo? es que hoy a mi si me ha tcado la fibra señor Tomate, igual me lo he tomado muy a pecho pero cada uno que opine lo que quiera es verdad

          • Sarcasmo no! Echaba en falta algún que otro debate en los comentarios, una pena que haya tenido que esperar el penúltimo para que empecéis…

        • jajajajajajajajajajajajajaja… muy bien dicho. Fiouck, no te vamos a dejar!!! Propongo que empecemos a leer el blog otra vez desde el principio, cada día una entrada, los próximos 1000 días, pero comentando cada día y así a Fiouck le llegan las alertas y no podrá escapar, que pruebe su propia medicina, jajajaja

  4. Shame on me. Estaba convencida de haber visto un post sobre los Stones. Cómo no lo iba a haber! A quién se le ocurrió llamarme “fiel entre las fieles”? No tengo perdón, mea máxima culpa (gracias a tí, la misa del domingo empieza a dejar estragos). Ya he sacado el látigo. hummm…
    Ahora bien, hablemos de mañana. Ay, mañana… Repasando el blog por eso de los Stones, me doy cuenta que las mujeres estamos infra-representadas, y no es muy digno de tí, Fiouckounet. Así que mañana podría ser una oda a nosotras, tus adoradas seguidoras. Cómo? Yo no soy Fiouck, ni me he lanzado en una estúpida apuesta, apañátelas.
    Ahora confieso (otra vez la misa…): me tienes perdida, no tengo ni idea. Pero estoy muy triste, voy a echar de menos nuestra cita mañanera. A lo mejor sin el blog consiga volver a verte el pelo. Desde hace 3 años, te has tenido que quedar calvo.

    PD: Peepjordan, soy infinitamente más joven que tú.

    • Será porque he hablado infinitas veces de ellos, sin dedicarles ninguna entrada hasta hoy.
      Mañana, sin desvelar mucho, sí puedo decir que no será una mujer, o unas. Pero es cierto que lo pensé, las entradas sobre cantantes femeninas o grupos de chicas no han sido la mayoría, pero sin ánimo de ofender, creo que respeta la proporción general de la historia de la música. De hecho en el libro “1.001 discos que hay que escuchar antes de morir”, hay menos aún. Más bien pocas.
      Calvo no, melena al viento, aunque el tiempo hace estragos, el otro día me salió una cana, jatetú 🙂

    • cariño, infinitamente más joven que yo puede ser porque yo nací antes de que el hombre llegara a la luna, pero lo de que no habías nacido cuando murió Elvis te va a costar enseñarme el pasaporte.

  5. ¡Tomaaa! Fíjate, no contaba con que les fueras a incluir aquí, les mencionaste tantas veces que creí que con eso te bastaba. Y…Sympathy for the Devil, wow, los pelos de punta! No sé si serán momias o qué, pero son unos incombustilbes del escenario. Fetén tomate!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s