Death Grips – The Money Store

Domingo. Anoche hubo fiestuki, así que dije, Fiouck no te pases, piensa en tus tímpanos maltrechos y tu neuronas en plena ruina, busca algo suave para el zumito. Así que nada mejor que Death Grips, ¿verdad? ¿No conoces Death Grips? Te va a gustar, pon el volumen a tope y relájate.

Sigue leyendo

LL Cool J – I Need Love

Fiouck’s Summer Series #19.

Fue durante el verano 87 cuando dije por primera vez “me gusta esta canción de rap”. En voz baja eso sí, creo que nadie me oyó. Por lo menos no me ha llegado nunca ninguna carta de chantaje. “Pon cien francos en billetes pequeños usados en un sobre, y déjalo encima de la papelera en la esquina de la calle, luego sigue alejándote sin darte la vuelta, o repito a todos tus amigos lo que has dicho”. Así, en letras recortadas de periódicos y revistas. Me hubiera puesto en apuros, en aquella época cien francos eran muchos gin tonic.

Sigue leyendo

Herbie Hancock – Rock It

Fiouck’s Summer Series #3.

Junio 1983, el canal MTV –realmente no era MTV, ya que no empezó a emitir hasta 1988, pero mi memoria no da para tanto- escupía cada 30 minutos un vídeo hipnotizador. Cuerpos desarticulados y maniquís desvencijados bailando de forma estroboscópica al son de una canción electro hip hop bastante innovadora. Disruptiva. Ja, me gusta esta palabra, llevaba tiempo queriendo insertarla en un post, para que veas que sigo mejorando en español.

Sigue leyendo

Kasabian – 48:13

La vida de las estrellas del rock no es fácil… en el fondo. Yaaaa, sí, lo sé, aparentemente lo tienen todo, fama, dinero, chicas haciendo cola, giras en lugares exóticos, cero jefe ni horario. Sobre el papel mola, sobre todo el punto tres. Pero esto es como todo -menos para la corona-, no cae del cielo, hay que currárselo sacando regularmente nuevos discos. Que gusten y vendan, reinventando o prolongando la formula. Sin nunca saber si vas a dar con la receta, enfrentándote a que tus fans te abandonen, los medios se te vuelvan en contra, llueven las críticas y dejen de hacer cola las chicas de antes. Saca el pañuelo, esto es Zola. La lista de artistas desaparecidos de un día para el otro se alarga a diario, igual le ha tocado el turno a Kasabian.

Sigue leyendo

Fatboy Slim – Rockafeller Skank

Fatboy Slim, el único DJ que gusta a los que nos gusta el rock. No he encontrado mejor formula para resumir a un tipo totalmente iconoclasta, el rey del big beat hecho con las tripas y eso sí, también algo de éxtasis, pastillas, polvo mágico, anfetaminas, alcohol, vamos, lo normal en el gremio, sobre todo cuando te has coronado en Ibiza. A veces sirviendo m… house para recargar la American Express Platinum, pero hasta esto se le perdona. Fatboy Slim, un talento para componer y crear, equivalente a la suma de los talentos de todos los DJs que han pasado por los Pacha y Space de turno, desde los últimos 233 millones de años -época de las primeras rocas de la isla, cuando el Mediterráneo se llamaba el Mar Masajeas-.

Sigue leyendo

The Roots – Things Fall Apart

Todo nuevo álbum de The Roots siempre es un acontecimiento. No genera tanta expectativa como un nuevo “nuevo testamento” (U2) o una nueva recopilación “Cien recetas de carne” (Miss Solomillo), sin embargo  después de veintisiete años de carrera, se merece más atención que muchos de los 467 grupos o artistas que ya tienen su post en este blog. No gozan de la misma fama que los Eminem, 50 cents o Snoop Dog –no me pidas más, que ya he llegado a mi límite-, sin embargo se les tiene más respeto que a casi todos. ¿Por qué?

Sigue leyendo

Tom Tom Club – Tom Tom Club

En 1980, después del disco Talking Heads 77, el grupo empieza a sufrir las primeras distensiones. David Byrne, hace de pop star carismática, aureolado por la recepción del álbum en los medios y la escena rock neoyorquina de finales de los 70’s. Jerry Harrison, el guitarrista, ex Modern Lovers, inicia una carrera de productor exitoso, que le llevará a sacar adelante grupos como Fine Young Cannibals, Crash Test Dummies, No Doubt. Por su lado, el batería Chris Frantz, con su pareja Tina Weymouth, la gran bajista responsable de la línea de bajo de la canción de culto Psycho Killer, se desmarcan del grupo para crear Tom Tom Club.

Estamos en 1980. Las discotecas de NYC hierven con el agonizante sonido disco de finales de los 70’s. Necesitan una cura de rejuvenecimiento y una fusión de los sonidos que se avecinan, rap, hip hop, new wave, pop. Renuévate o muere, suelen decir. Tom Tom Club se lo va a servir en bandeja, con dos singles ligeros, alegres, euforizantes, que, treinta y tres años después, no han envejecido nada. Wordy Rappinghood y Genius of Love, las pocas desviaciones dance que me permitía en aquella época.

Si bien la banda nace del deseo de Tina y Chris de liberarse de Talking Heads, no sería lo que fue sin la aportación en músicos y talentos del Compass Point All Stars. Esta última formación no era una banda como tal, sino una gran familia agrupando a algunos de los más grandes músicos de reggae y funk del caribe, dirigido por Chris Blackwell, el genial e influyente dueño del sello Island Records, fundador de la industria musical de la Jamaica después de firmar con Bob Marley, asociación que llevará a los dos a la cima hasta la muerte del genio del reggae. El Compass Point All Stars también constaba del Compass Point Studio, en el que decenas de artistas grabaron algunos de sus discos, como AC/DC y su Back in Black en 1980, Robert Palmer, Talking Heads, B’52s, Dire Straits, Rolling Stones, REM, U2, Grace Jones, Iron Maiden, Shakira, Bjork, Lenny Kravitz, Adèle

Tom Tom Club

Así que cuando Tina Weymouth y Chris Frantz se ponen en busca de músicos para completar Tom Tom Club, van de compras al Compass Point y se llevan a Adrian Belew (guitarra), Tyrone Downie (teclados), Uziah Sticky Thompson (percusiones). Al conjunto la propia Tina asocia a sus tres hermanas, Lani, Loric et Laura para los coros. El primer álbum del grupo es extremadamente novedoso, el sonido, festivo, fusiona rap, hip hop, pop y new wave en un combinado que suena fresco y regenerador. Primero sacan el single Wordy Rappinghood. Inspirado en una versión moderna de A Ram Sam Sam –canción de juego infantil de origen marroquí- interpretada en 1971 por Rolf Harris –hombre de tele y música en UK, aunque australiano de nacimiento-, Wordy Rappinghood es toda una oda a la palabra, las palabras. Sigue Genius of Love, que invade por igual a las pistas de baile europeas y americanas. Ambos singles llegan hasta casi lo más alto de los charts a ambos lados del atlántico. Dos canciones emblemáticas de esta época claramente despreocupada. Buf, no estaría mal volver a vivir algunos años así, ¿verdad?

 

 

Escucha los dos singles más famosos de Tom Tom Club