Sparks – This Town Ain’t Big Enough For Both Of Us

Alex Kapranos, cantante de Franz Ferdinand, tiene dos acepciones. La de pide hostias por esta falsa modestia que nos regala en sus entrevistas, como cuando decía hace poco que “si no hemos desaparecido como otras bandas de rock de principios de siglo, es porque hacíamos mejores canciones”, y la de pide hostias por, en el fondo, tener razón.

Sigue leyendo

Roisin Murphy – Hairless Toys

No sé por qué, pero siempre había pensado que Moloko era un grupo de rap duro. Mi duda era más bien geográfica: ¿serán españoles o mejicanos? No tengo idea de con qué banda me estaría confundiendo tanto tiempo, ¿alguna sugerencia? Así que imagina mi sorpresa esta tarde – tampoco tanto como para pegar un grito- al descubrir que, tonto de mí, si Moloko sólo es un dúo de dance UK, jatetú. O más bien era, puesto que desde 2006 ya no ofician como tal.

Sigue leyendo

Empire Of The Sun – Walking On A Dream

Primer día del verano -por ayer-. Día de la Declaración de Fiouck el Tomate cretino del 21 de junio de 2015. No me hago ilusiones, no se incorporará en las enciclopedias ni tendrá página wiki, los niños no la aprenderán en la escuela, y el 21 de junio seguirá siendo sólo el primer día del verano. Es lo que tiene alimentar un pobre blog de música.

Sigue leyendo

Lykke Li – I Never Learn

No es Likke, sino Lykke. Claro, un sueco te diría “se escribe como se pronuncia”. Claro. Hasta hoy, siempre que yo mencionaba a esta cantante con hielo en el pelo, estaba mal escrito. Como si de otra se tratara. De todos modos ella está acostumbrada, según dice, su carrera es un gran malentendido. Desde que a un DJ belga, The Magician, se le dio por sacar un remix de I Follow Rivers, mega hit que permaneció una eternidad en los charts dance de Europa, la gente se cree que Lykke Li es una cantante pop entre David el Jeta y la canción del verano, una chica ligera y alegre. Nada más lejos de la realidad.

Sigue leyendo

Imagination – Just An Illusion

Hoy, al igual que ayer –ver el post– de nuevo llegó hasta el blog un usuario mal re-direccionado, víctima de su propia torpeza o de un google etílico. O al revés, por el pedo que llevaba encima o un google torpe. Introdujo “Cogorza de tres pares de narices” y llegó hasta aquí. Concretamente hasta el post del 28 de febrero, en el que hablaba de la primera borrachera de mi vida, anécdota que utilizaba para introducir a uno de mis músicos preferidos, Jean Jacques Burnel, alma bajista de The Stranglers, y su canción Le Whiskey. Dudo que fuera su propósito, escuchar a estos viejos punks; él se lo pierde. Realmente no me preocupa demasiado figurar en los resultados de búsqueda google por no disfrutar de un consumo responsable, quien esté libre de pecado que me tire el primer cubito de hielo y una rodaja de lima.

Sigue leyendo

Cat Power – Sun

Descubrí de verdad a Cat Power con su último álbum, Sun, publicado en 2012. De hecho esperé los últimos meses de 2013 para escucharlo. Sun es su décimo disco de estudio. Por qué me la perdí y tuve que esperar dieciocho años? Esto me suele pasar con los artistas venerados a la primera, al final tanta alabanza me deja perplejo y me termina produciendo rechazo inconsciente. Porque Cat Power no es una cantante cualquiera, con sus cuarenta y dos tacos se ha convertido en la madre de todos los indies, la MILF electro folk. Durante muchos años, a medida que iba sacando sus discos, volvían siempre los mismos comentarios: Cat Power la atormentada, sensible, vulnerable, con sus dudas existencialistas. Al final no sólo no la escuchaba sino que además me entraban ganas de darle un pequeño soplamocos para que espabilara.

Sigue leyendo