Jenny Hval – Apocalypse, Girl

Desde hace varios años, los nórdicos copan buena parte de la producción de música electro indie pop folk –un saco cómodo donde meter todo lo que no es puro rock o pop-. No es la primera vez que me extraño por ello en el blog, pero sigo sin respuesta. La lista de artistas escandinavos podría ser interminable, pero basta con recordar a Lykke Li, The Knife, I’m from Barcelona, Fever Ray, Little Dragon, Röyksopp, Todd Terje, Mikhael Paskalev, Le Corps Mince de Françoise, para ver que la cosa va en serio.

Sigue leyendo

A-Ha – The Living Daylights

Fiouck’s Summer Series #13.

Verano del 87. Se estrena The Living Daylights, James Bond #15, posiblemente el peor de toda la serie. Un guión inverosímil, una interpretación penosa –Timothy Dalton es horrendo y Rosana Arquette menos creíble que yo haciendo de Hulk-. Repleta de efectos digamos que muy especiales –tomando la palabra un significado inesperado-, con un Q de culo, y una traducción del título absurda –en español se llamó 007: alta tensión, ya me dirás-, no hay por donde cogerla. Además coquetea con la ciencia ficción, es el primer episodio de la saga donde el malo es americano, y todos sabemos que no hay americanos malos.

Sigue leyendo

Todd Terje – It’s Album Time

Vivo un drama. Me estoy rompiendo en dos. Resulta que hace cuatro días se abrió a 100m de casa un nuevo local de una conocida marca de comida rápida. Vamos, sin nombrarla, la más conocida. A mi edad ya no hace falta convencerme de la m… comida que es. Menú Big Bazofia. Pero he de confesarlo, me chifla. Aunque nunca voy, a veces tengo un mono tremendo, así que ahora lo tengo muy complicado ya que por colmo trabajo desde casa. Total, no he aguantado más de cuatro días hasta tirar la toalla. Fui babeando a mediodía. Elegí lo de siempre –digo lo de siempre aunque la última vez hace más de cinco años-, la verdad es que me ha decepcionado un poco, tenía recuerdos realmente emocionados de aquello. Curiosamente me tocó sentarme al lado de una mesa de cuatro amigos hablando de música. De vez en cuando mencionaban grupos que me gustan, por lo que presté un poco de atención. De repente se pusieron a hablar de forma ditirámbica de un tipo del norte que no conocía –norte = Noruega-, un tal Todd Terje.

Sigue leyendo

Mikhael Paskalev – I Spy

Tiene un apellido de delantero del Spartak de Moscú, unos bigotes a lo Clarck Gable, un estilo pop descosido saludable, un slip limpio. Por lo menos eso parece, en su primer vídeo que ya suma millón y medio de visionados –hechos por una mayoría apabullante de chicas-, en el que reinterpreta a su manera la genial escena de la película Risky Business, con un Tom Cruise bailarín liberado durante un fin de semana de la presencia agobiante de sus padres. Con una única diferencia, en el vídeo de I Spy, Mikhael Paskalev no duda ni 20 segundos en destrozar su piso al son de una canción pop euforizante. La última buena sorpresa de 2013, si bien la canción es del año pasado.

Mikhael Paskalev no es ruso, sino noruego de origen búlgaro. Maridaje sorprendente entre el cachas alto y rubio de los habitantes de Sofía y la tez morena de los pequeños fornidos de Oslo. Escandinavia lleva una década inundando Europa con un montón de artistas de muchos estilos, con mucho talento y creatividad. Al frente de esta simpática invasión, podrían darle sin problema la bandera a Paskalev. Su propuesta musical es de lo más refrescante, y eso que en diciembre en Oslo, no te quiero ni contar. Dice que de pequeño escuchaba Art Garfunkel y John Lennon. Será para llegar a definir con exactitud la música que NO quería hacer. Y le está yendo muy bien, la alegría de sus temas es contagiosa, donde se produce consigue el lleno total tanto en asistentes como en aprobación con sonrisa de oreja a oreja.

Mikhael Paskalev What's Life Without Losers

Sacó primero la canción I Spy, con un vídeo viral que le aseguró una gran visibilidad nada más estrenarse, en Noruega, en 2012 –y que le valió el Premio al mejor artista novel en su país-. Realizado por André Chocron, el nuevo realizador de moda en Noruega –no, de franchute no tiene más que el patronímico-, el vídeo clip rodado en blanco y negro, con algunos efectivos visuales muy llamativos, es una gozada de pop energizante. Siguió pocos meses después el tema Jive Babe. Es menos ligero, más rock, el vídeo tiene un ambiente un poco raro, pero de nuevo arrasa en Noruega y en buena parte de Europa durante todo el año pasado. Al final sacó un álbum, What’s Life Without Losers –qué sería la vida sin los perdedores- en febrero de 2013, pero hasta España le cuesta llegar. Dicen que está preparando un segundo disco para abril 2014, seguro que le vemos desembarcar con su tropa explosiva en concierto por España.

Apunta su pop un pelín rústica, va a triunfar. De momento escucha I Spy, sube el volumen, luego zumito y a misa.

 

 

Escucha la pop euforizante de Mikhael Paskalev