Tainted Love – Soft Cell

Siempre me ha gustado presumir de haber escuchado, de chaval, música diferente. No tengo don especial para nada, pero de joven se me daba bien descubrir grupos y músicos fuera de los decretos promulgados por la industria y los medios afines. Artistas que eran los que realmente hacían avanzar las cosas y con los que la música evolucionaba. En 1981 se publicó un álbum que tuve a bien comprar pero que, poco después, bien me robaron, bien me sustrajeron, bien me quitaron, bien me mangaron. Otra opción no veo, porque con los vinilos tengo especial cuidado.

Sigue leyendo

Elvis Costello – This Year’s Model

Elvis Costello ha hecho, creado, compuesto, realizado, colaborado con, participado en, declarado que, y publicado tanto que…. resulta cansino. Vale, sí, en el buen sentido de la palabra, porque es un crack, pero si lees su biografía –lo acabo de hacer, he tenido que comer un saco de chuches y beber dos litros de Red Bull para no tener una pájara-, nada más terminar, vuelves al principio para comprobar su edad. Tendrá que tener 150 años, piensas, no pueden caber tantas cosas en menos tiempo. Pues cero patato, cumplió sesenta años en agosto.

Sigue leyendo

Sexy Sushi – Sex Appeal

No he leído, ni pienso leer, Las Cincuenta Sombras de Grey. Sea cual sea la relación que uno tiene con el sexo, adentrarse en este libro es hacerle un flaco favor al asunto. En cuanto a hablar de literatura al referirse a esta saga, ya me chirría. Si la cosa es el morbo o alguna intención –sana- de renovar armario, léase ropa, objetos, posiciones, lugares, palabras, olores, texturas –¿se me escapa algo?-, pues nada mejor que una buena película porno, y al grano. O literatura erótica de verdad, como Las Once Mil Vergas, de Guillaume Apollinaire. No dudo ni un segundo que E. L. James –la autora de los libros que parece de obligado cumplimiento leer, siendo mujer, al cumplir algunas décadas- se hubiera ruborizado leyendo a este gran poeta francés. Que sí, se puede ser poeta, y escribir la obra literaria erótico porno salvaje más escandalosa de los últimos tres milenios.

Sigue leyendo

Lene Lovich – Bird Song

Fiouck’s Summer Series #29.

Demasiada glucosa en almíbar, mandisho. Beber agua, mucha agua, salir a tomar el aire, y hacer una pausa en el consumo de Summer Series dulzonas. Esto último no es tan fácil, en el fondo mis recuerdos musicales veraniegos están, en su mayoría, ligados a fenómenos que me superan. De las 29 canciones publicadas en esta serie, habré comprado como mucho el disco de cinco de ellas. El resto son éxitos que pasaron olímpicamente de mi para imponerse. Pero ahí están, en la memoria colectiva –si eres de mi quinta habremos coincidido en bastantes casos en la selección-. Algunas enterradas tan profundamente que huelen raro al sacarlas al aire, otras que siguen por ahí igual de actuales que en su día. Total, hoy, démonos una bocanada de aire fresco.

Sigue leyendo

Les Fils De Joie – Adieu Paris

Fiouck’s Summer Series #14.

La Torre Eiffel   / La Torre Montparnasse   / La soga o el gas   / Este es un problema   / Ho ho ho ho hoo en el que pienso / Un asesinato   / Haría de mis últimos pasos algo útil   /   En mi vida   / No he producido nada   / Ni escrito nada / Ni hecho nada importante   / Ho ho ho ho hoo se acabó / De todos modos   / Nunca había pensado realmente en ello /   No le he traído nada a la humanidad   / He preferido desaparecer

Sigue leyendo

La Unión – Hombre Lobo En París

Fiouck’s Summer Series #12.

Dicen que mis posts veraniegos tienen poca chica. Few chich. Peu de chiche. Wenige cheiche. Cierto, las Fiouck’s Summer Series son más relax, más que nada por los artistas mencionados, casi todos estrellas fugaces con una biografía que cabe en un post-it. Entonces lo envuelvo en recuerdos propios y anécdotas ajenas y lo sirvo fresco y ligero. Entradas con descuento veraniego. Claro, luego toca hablar de La Unión y me dispongo a escuchar los primeros comentarios indignados, con el sempiterno “Tomate, que te despachurro”.

Sigue leyendo

The Buggles – Video Kills The Radio Star

Fiouck’s Summer Series #11.

Verano 79. Play it again Helmut. Back to Deutschland. Juro por dios que me portaba bastante bien de joven, así que no entiendo por qué me castigaban mis padres mandándome para allá cada verano. Por lo menos aquel año se portaron algo mejor, eligieron Berlín. Veinte años antes de que se cayera la famosa tapia. La ciudad de uno de mis discos icónicos, The Idiot, de Iggy Pop.

Sigue leyendo