El Columpio Asesino – Ballenas Muertas En San Sebastian

Anoche cuando decidí que hoy sacaría a El Columpio Asesino en el blog –síííí, un grupo español en undia-undisco.net, aleluya-, tenía ganas de indagar por su vida y escuchar su discografía para darles una entrada digna. Lo prometo. Además, azares de la vida, sólo los había escuchado una única vez, de refilón, en el coche escuchando Radio 3 hace años.

Sigue leyendo

Spin Doctors – Pocket Full of Kryptonite

Que vienen las generales, sálvese quien pueda. Ahí están a la vuelta de la esquina, para fastidiarnos lo que queda de año. ¿Noviembre? ¿Enero? Legalmente hasta después de entrar en 2016 se pueden celebrar, aunque el domingo elegido dependerá de hasta cuándo van a seguir cayendo datos positivos para los actuales inquilinos. En todo caso, madre mía la que vamos a tener que aguantar una vez más por parte de los cuentistas y milonguistas. ¡Adornad, malditos! Spin Doctors de pacotilla.

Sigue leyendo

The Maccabees – Marks To Prove It

Yo también me he aficionado a los drones. He fabricado uno, muy pequeñito. Tan diminuto y silencioso que apenas se ve cuando despega. No hace grandes fotografías desde el cielo ni ayuda a localizar vida en los escombros. Na. Es un killer, un asesino nato, tan frío y temible como Bardem en No Country For Old Men. Su único objetivo son los mosquitos. Tiene un sensor de zumbido y movimientos etílicos, cuando detecta uno, le escupe un gel paralizante. Una vez clavado en una pared, le corta las alas en mil pedazos, aparta sus patitas traseras y lo sodomiza mecánicamente y frenéticamente, haciendo inútil los últimos lamentos del bicho del diablo, “Fiouck lo juro por tu Elvis, te dejaré en paz”.

Sigue leyendo

Yogurt – You’re Beautiful When I’m Drunk

Tú, yo, y cientos de millones de terrícolas con yogur en la nevera, más de una vez nos hemos preguntado cuántos días después de la fecha de caducidad nos podíamos comer el susodicho lácteo. Descuida, te doy una pista: si un yogur pone 01.08.15, no lo comas el día 20. Mamá, quiero mi mamaaaaa. Vamos, como me siga vaciando así, dentro de poquito no quedará rastro del Tomate cretino –debido a un curioso fenómeno mimético, hoy también luzco este bonito color verde-.

Sigue leyendo

The Monks – Black Monk Time

La música de unos cuantos grupos podrá ser atemporal, bien hay que reconocer que la pinta cabelluda que tenían algunos no pasa el corte de los años. Mira Bowie en la portada de Aladdin Sade, Prince en su álbum homónimo de 1979, el gordinflón de Robert Smith a partir de Seventeen Seconds. Incluso Freddie Mercury en sus primeros discos. Y en general cualquier cantante de hard rock de finales de los 70’s y principios de los 80’s. Todos espantosos, pero nada comparado con The Monks.
Sigue leyendo

Keith Richards – Trouble

Sgt. Peppers es un batiburrillo de basura”. Aunque bien podría ser, no lo he dicho yo, y eso que nunca me he cortado a la hora de hablar mal de los cuatro sosos de Liverpool. Para muchos es como una blasfemia, simplemente porque de pequeño les dijeron que los Beatles eran los más grandes –esto no es una blasfemia, sólo una impostura de dos duros-, y “no vayas a ensuciarlos que te lavo la boca con jabón”. Ya, y un jamón.

Sigue leyendo

Django Django – Born Under Saturn

Pequeño bajón post entradas monumentales. Na, por los posts en sí no, sino por los artistas tratados, Hallyday y Brel son dos pesos pesados que me he tenido que currar, a mi manera, buceando por los recuerdos y anécdotas que me dejaron. No entiendo de música, aunque suene curioso, sólo de sentimientos que me provoca. Y con ambos estuve servido. Así que hoy necesito algo más ligerito.

Sigue leyendo