Al Stewart – The Year Of The Fucking Cat

Hace poco, me/te proponía no convertir este blog en crónica social del país, ya que no es su propósito; aquí hablamos de música y, cuando me aburro, del bueno de John Lydon o de la boba de Lady Gaga, cosa que es mucho más divertido. Pero me curé en salud… estipulé “del país”, refiriéndome a España. Por lo tanto, nada me impide vociferar acerca de la crónica social de otro país, aunque sea vecino. Qué bien, hay que ver lo bien que redacto las normas del blog, I am the milk.

Sigue leyendo

Gerry Rafferty – Baker Street

Fiouck’s Summer Series #16.

Lo admito, soy bastante blandete con cierto cine. Las escenas de violencia, cuando rozan el sadismo, pueden conmigo. Me revuelven el estómago y suelo mirar para otro lado. En Reservoir Dogs hay una escena así, en la que Mister Blonde –Michael Madsen- se ensaña con un joven policía maniatado a una silla. Saca un cuchillo de afeitar de una de sus botas, enchufa la radio y empieza a dar unos pasitos de baile, ligerito y ridículo, frente a su victima. De repente se abalanza sobre el policía, le sujeta la cabeza y le corta lentamente la oreja derecha con el cuchillo. Menos mal, la cámara hace como yo, mira hacia el fondo de la nave, dejándonos respirar hondo con la canción de la radio, Stuck In The Middle With You.

Sigue leyendo

The Amazing Snakeheads – Here It Comes Again

Uf, mucha ñoñería en este blog últimamente. Muchas cositas lindas, melodías empalagosas, letra impoluta. Vamos, chuchería musical. Hay que volver a lo sucio, a lo ruidoso, a las raíces, las oscuras, las del rock’n’roll. Al sonido de las guitarras blueseras distorsionadas, de la voz rabiosa y de una idea redentora y salvadora del rock. Olé. Da Faq.

Sigue leyendo

Franz Ferdinand – Franz Ferdinand

¿Se acabó el vigésimo puente del año? ¿Bostezando después de roncar durante cuatro días? El tio Fiouck te va a despertar y ponerte firme, ponte los cascos. Hoy volvemos a principios de los 2000, en ese resurgir rock en el que Franz Ferdinand jugó sin querer un papel de transición entre el rock “clásico” de los Strokes, White Stripes o Libertines y el pop más sofisticado y saltarín de Bloc Party o Kaiser Chief. No les fue mal, ni una cosa ni otra, su música es al final la que más éxito ha cosechado. De su primer álbum de 2004, homónimo, se vendieron cerca de cuatro millones de ejemplares. No está mal para un grupo cuyo líder estudiaba teología cinco años antes.

Sigue leyendo

Young Fathers – Dead

No sé a dónde va la música la verdad, yo me conformo con seguir disfrutando de ella, sea el estilo que sea mientras me siga emocionando/impactando. Esta mañana, al bucear por ahí en busca de sonidos alimenticios, me encontré con las dos vertientes de su evolución. La comercial, que escupe engendros cada vez más sosos; y la creativa, que no para de proponer propuestas y direcciones nuevas. Concretamente di con dos grupos que no conocía. El primero, usted perdone, se llama Imagine Dragons y me quedé asombrado viendo el número de visionados que acumulan en youtube. Haciendo un rápido cálculo, deben de superar los 300 millones, todo ello con un único disco y dos hits, It’s Time y Radioactive. Después de escuchar ambas “cosas”, saqué dos conclusiones: primero, por suerte no estaré leyendo los medios susceptibles de hablar de ellos; segundo, es hora de que se jubilen los periodistas de Rolling Stones que hablan de rock para referirse a ellos. Música pop insípida para quinceañeras nietas de Los 40 Principales.

Sigue leyendo

The Exploited – Fuck The Usa

Victoria Nuland es hija de profesor de medicina y bioética, es diplomada por la Universidad Brown, habla ruso y francés. Sobre el papel, una mujer preparada para desempeñar su papel de Secretaria de Estado Americano adjunto para Asuntos Europeos. Sobre el terreno, una cretina como pocas. En una conversación pillada por los servicios secretos  rusos, entre esta mujer y el embajador de EEUU en Kiev en la que hablan de cómo gestionar la crisis ucraniana, se la oye decir “que se joda la UE”. Desde entonces los rusos con la risa tonta, los europeos escandalizados y los americanos con el “earth swallow me”, tratando de mirar para otro lado. Si no fuera porque se está jugando el futuro de un país, podría no pasar de ser una anécdota más. No, la Nuland no es cretina por haberlo dicho –sabemos de sobra que los US se pasan por el forro cualquier iniciativa que no sea suya propia o que les pueda hacer sombra-, lo es porque, francamente, después del caso Snowden y sus revelaciones sobre las escuchas planetarias de la NSA americana, cómo esta necia neocon se ha podido creer a salvo de escuchas de un gobierno hostil? Así que lo digo alto y claro, Fuck Victoria Nuland, Fuck The US.

Sigue leyendo

KT Tunstall – Bad Day

Hoy está siendo un mal día. De pelea con mi operador ADSL. De pelea con Excel. De pelea con un taxista distraído. De pelea con un trozo de carne luchador. E internet que me deja tirado. Y ahora de pelea con WordPress, que después de 293 posts seguidos y más de 3.000 canciones subidas en mp3, me prohíbe subir ficheros con esta extensión. Sin avisar ni justificarlo. Como soy bastante paquete para estas cosas, de momento voy a seguir publicando sin temas para escuchar –usted perdone-, pero la verdad es que me siento un pelín estafado por WordPress. A ver si voy a tener que hacerme una nueva camiseta reivindicativa, con un bonito Fuck WordPress. No sé si me estoy volviendo más paranoico de lo razonable o si al revés, voy muy en la línea de una concienciación cada vez más global, pero, no tienes esa rara sensación de que los grandes players de internet nos la están metiendo bien profundo? Los Google, Apple, Amazon, Facebook, y ahora… WordPress?

Me recuerda la película Conspiración, con Mel Gibson y Julia Wow Robert. En ella, Mel Gibson, que ha llegado a niveles de paranoia propia de otra división, edita un panfleto sobre teorías de la conspiración, lo imprime en poquitos folios gracias a una pequeña linotipia casera y lo envía a sus cinco lectores abonados, posiblemente igual de chiflados que él. Pues eso, a ver si voy a tener que hacer lo propio y pasar de estas empresas. Un post diario en un A4, con un bonito cassette UX-Pro 90 Chrome de Sony para escuchar el disco del día. Ah no, Chrome no, que me recuerda el navegador que uso, buf. Este es el post 294. Si no sale el 295 mañana miércoles, es que habrán llegado hasta mi casa. Ah, mi última voluntad, decirle al gordinflón de Robert Smith que le llamaba así por la gracia, que no es gordo, sólo grande.

Así que celebremos este mal día con una canción acorde, Bad Day, de KT Tunstall. Realmente no tenía pensado publicar nada sobre ella en los 706 posts que quedan para llegar a 1.000. No me disgusta, pero tampoco me emociona. Es como muchas cantantes de este estilo pop folk rock que nos viene del norte de Europa, son todas muy lisas. Tampoco, bien es cierto, me he adentrado en la letra de sus canciones, igual es una rebelde en toda regla. Lo que sí es llamativo es que ella siempre ha creído en su estrella. Será por haber sido abandonada siendo bebe. Tuvo la “suerte” de ser recogida por una pareja cómoda y aventajada intelectualmente –padre conferenciante de física y madre profesora-. Desde pequeña se sintió atraída por la música y de adolescente ya escribía sus primeras canciones. Como ella dijo más tarde, no dejaban de ser “sandeces de niña pequeña rebosantes de amor platónico”. Habrá que ver si ha cambiado de verdad. Hasta los casi treinta, KT Tunstall recorre y se patea todas las calles de Edimburgo con su guitarra, tocando cientos de veces en bares, chiringuitos y actuaciones callejeras, no abandonando nunca, hasta que un día coge todas sus cosas, sus demos, sus cassettes y se marcha a Londres, dándose una última oportunidad.

Drastic Fantastic

En 2004, después de firmar por fin con un sello, a pesar de que le recomienden madurar sus canciones antes de editar un álbum, se precipita para publicar Eye To The Telescope. Cuatro millones de copias vendidas en el mundo después, KT Tunstall pone sus maletas definitivamente en Londres. Para aprovechar el tirón, lanza un segundo disco, KT Tunstall’s Acoustic Extravaganza, en el que versiona en acústico sus propias canciones. Y en 2007, sale Drastic Fantastic, el tercer álbum o segundo de estudio, en el que está la canción de hoy, Bad Day. En la portada parece que parodia una foto mil veces vista de Joan Jett, la líder de las Blackhearts, con su legendaria guitarra en mano, a puntito de arrancar con su famosa I Love Rock’n’Roll -27 millones de views en Youtube-. KT Tunstall hace música sumamente escuchable, bien hecha, arreglada y producida, pero le falta lo que a la Joan le sobraba, pasión, energía y agallas. Rock’n’Roll. Y Fuck WordPress.

 

[14h20: Quien no chilla no mama, parece ser que WordPress me ha habilitado de nuevo los mp3, así que aquí la tienes, la Bad Day. Y retiro el taco final.]

 

 

Escucha Bad Day, de KT Tunstall