Yael Naim – Older

Alyah. Subida, en hebreo. Esta “bonita” palabra se utiliza para describir el movimiento/proceso/protocolo por el que pasan los judíos que deciden abandonar su país para instalarse en Israel. Puede pretender a ello cualquier judío, es decir nacido de una madre judía. La Mama judía, protectora de sus retoños hasta la médula, todo un poema en los chistes que ellos mismos cuentan con risa contagiosa o exagerada.

Sigue leyendo

Vinila Von Bismark – Krakovia

En casa no hay rastro de objeto con “firma”. No tengo cromo de Cruyff con autógrafo, ni entrada para un concierto de The Cure firmado por el gordinflón de Robert Smith, ni libro de Dan Simmons con una pequeña reseña “Para Fiouck, el Tomate cretino”, ni localidad para el pre-estreno de Alien con unas palabras escritas de Sigourney Weaver “To Fiouck, stupid Tomato”. Lo que sí tengo, son las tetas de Vinila Von Bismark.

Sigue leyendo

Diana Krall – Glad Rag Doll

Hay artistas así, parecen tenerlo todo, por lo menos hasta donde he podido comprobar. Belleza, talento, ingenio, humor, dinero –yaaaa, no lo ha robado, quince millones de discos vendidos dan para ver venir- y unas curvas de infarto, madre mía. A Diana Krall, el ser rubia incluso no le parece afectar su autoestima, va sobrada. Tiene una presencia magnética ante la que seguro más de uno se ha vuelto tartamudo y zoquete. Cual Obelix mirando a Falbalá.

Sigue leyendo