New Order – Power, Corruption & Lies

Cuando Ian Curtis, cantante icónico de Joy Division, se ahorca en su cocina un día de mayo de 1980, deja huérfano a los otros miembros de la banda. Bernard Sumner y Peter Hook, que conocieron a Ian Curtis en un concierto de The Sex Pistols, deciden seguir por su cuenta, adoptando el nombre de New Order, y asumiendo Sumner el papel de nuevo cantante. Se incorpora el tercer miembro, Stephen Morris, y la novia de este, Gilian Gilbert, que hace de teclista.

Al principio ensayan y componen sin nombre; es el manager del grupo quien, después de leer un artículo sobre los Jemeres Rojos imponiendo un nuevo orden en Cambodia, propone bautizar la banda como New Order. Aceptan, a pesar de que ya existiera un grupo llamado The New Order, creado por el guitarrista ex Stooges, Ron Asheton. Dan su primer concierto en Manchester, en un lugar llamado The Squat, en octubre de 1980. El primer álbum que sacan, Movement, se sitúa todavía muy en la línea de Joy Division, con un sonido oscuro, aunque más melódico –tampoco fue la alegría de la huerta eh?-, por la llegada de los sintetizadores de Gilbert. En 1981, durante un viaje a Nueva York, la banda descubre la dance music, los ritmos latinos y la electro. Los singles que siguen el viaje ya se ven influenciados por estos nuevos sonidos, y muy rápidamente demuestran que nadie es imprescindible, haciendo olvidar a Ian Curtis con una música que, de haberla podido escuchar, hubiera precipitado su intención de poner fin a su vida.

1983 es el año de la revelación. Primero sacan el single Blue Monday. Dura siete minutos y medio, y es uno de los temas más largos en haberse metido en los charts UK. A pesar de ello, Blue Monday se convirtió en el single de 7 pulgadas (45 rpm) más vendido de todos los tiempos. Atrás quedan los tiempos de Joy Division, Blue Monday es dance pura. Inivitados del programa TV Top of the Pops de la BBC, insisten en tocar en directo, cuando la norma del show era tocar en playback, con el sonido de fondo. Problemas técnicos hicieron que el resultado fuera horrible, a años luz de como la canción había de sonar. Ayudó este incidente en agrandar el éxito del single? Pocos meses después sacan un nuevo hit, Confusion, que alcanza los mismos rankings que Blue Monday. Curiosamente ninguno de los dos temas aparece incluido en el segundo álbum de New Order, Power Corruption & Lies. Este hecho no ayudó a fortalecer la imagen del grupo, ya que muchos compraron el disco pensando en encontrar en él las dos canciones, y nanaï… Las tiendas de discos –para los lectores más jóvenes, no hace tanto existían lo que se llamaba tiendas de discos, lugares mágicos donde se vendían vinilos, pagándolos con dinero de verdad y no saliendo corriendo haciendo un sinpa como hacéis ahora descargando de internet- se vieron obligados a pegar un adhesivo con una advertencia sobre la mala jugada.

order

Power Corruption& Lies sale en mayo de 1983. El disco ha sido incluido por Rolling Stones y Pitchfork Media en sus respectivas listas de los cien discos más importantes de los 80’s. Contiene algunas maravilas, como Leave me Alone y The Silent Face. Pero el éxito del disco –subió como la espuma en los charts británicos y americanos- se lo debe sobre todo a Age of Consent, que abre el álbum. Hay canciones así, que, a pesar de tener ya treinta años –¡¡treinta años!!-, parecen haber sido escritas el año que viene. Suenan más que actual, suenan a lo que se va a escuchar en un futuro próximo. Age of Consent es enorme, enorme. Hala, en mi top 20.

Escucha entero Power, Corruption & Lies, de New Order

Joy Division – Love Will Tear Us Apart

Mucha fama tiene el Club de los 27, selecto círculo privado en el que se aceptan incluso mujeres, cuyos miembros tienen dos puntos en común: haber sido músico y haber fallecido a los 27 años por consumo de drogas y alcohol. Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Amy Winehouse, y algunos más. Otros tienen más prisa por llamar a la puerta –o será que no quieren formar parte del Imserso musical: Nick Drake, Sid Vicious y Ian Curtis forman el Club de los 21 a 26, menos conocido. En la puerta de entrada, se puede leer el lema “Live Fast, Die Young”. No se les hace más grande, sólo más intensos. Ian Curtis estará al frente de Joy Division tan sólo tres años, pero dejará un legado para siempre.

Sigue leyendo