Vangelis – Blade Runner

Noche perpetúa, lluvia incesante, azotea tierra de nadie, un replicante semi desnudo le salva la vida a un humano pagado para eliminarle. A ambos se les sangra la cabeza, se acaban de meter una paliza de antología. El replicante se sienta frente al humano que trata de hacerse olvidar. Llueve sobre el cuerpo perfecto del ser artificial. Duda un instante, se estiran hacia el infinito unos pocos segundos, durante los que parece estar rememorando algo maravilloso. Le dice al humano con voz suave y resignada:

«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.»

Sigue leyendo