Nantes – Jo Con el Himno

Lejos de mi la idea de rehacer el partido del sábado. Tuvo el Atleti su momento, concretamente hasta el minuto ocho, luego se equivocó en las dosis de EPO -en eso hay que reconocer la superioridad del Madrid- y no supo mantener la ventaja. Preso del pasado y de una idea nefasta mil veces escrita, de que no se gana sin sufrir, el Atlético mandó hacia el espacio una idea compleja sobre el ideario futbolístico, mientras el Madrid se empleaba en aplicar lo básico. Gilipollez rojiblanca, un trillón de veces compartida en las redes sociales. Por esta regla de tres, perdonó en más de una ocasión a un equipo contrario inexistente. Pero cuando tocó defender, se le fue de las manos –las de Courtois- justo en un minuto que nunca debió de existir –a estas alturas, alguien se cree que se le debió de dar cinco minutos de tiempo adicional al Madrid?-. Al Atlético se le olvidó que en frente, tenía a un equipo lleno de un talento a la altura de los 520 millones de € de presupuesto –hay tres países en la lista del FMI con un PIB inferior-, cuyo origen convendría aclarar de una vez por todas.

Sigue leyendo