Inuit – Kattajaq

En el origen del mundo Inuit, estaban un hombre y una mujer. No había todavía ningún animal, así que esta mujer, que no tenía nombre, hizo un llamamiento a Kaila, el dios del cielo, para que poblara la tierra. Y de paso poder vestirse con quince capas de pieles encima, que allí hablan de ola de calor cuando hay tres días seguidos a sólo doce bajo cero. Adán y Eva, tiritándose de frio y con musgo y liquen para tapar sus genitales.

Sigue leyendo