Tony Bennett – The Tony Bennett / Bill Evans Album

Descubrí a Tony Bennett el día que vi por primera vez el dúo efímero que formó con Amy Winehouse para el álbum Duets II, publicado en 2011, en el que co-interpretaban Body and Soul, una de las grandes canciones clásicas del repertorio americano. Y yo decía, preocupado, “quién es este viejo verde al lado de mi Amy? Como se siga acercando, llamo a Tele Búlgaro“.

En el vídeo se la veía serena, tal vez un poco ausente, pero feliz por cantar una de sus canciones favoritas. ¿Quién hubiera dicho que iba a ser su última grabación, su último legado a una legión de fans rendidos al talento de las elegidas? Cuánto echo de menos a esta diminuta mujer, parece mentira. Era la cortapisa contra la mediocridad y la música como entertainment, yo era de los incondicionales y lo seguiré siendo lo que Elvis me preste de vida.

Tony Bennett. Leía su nombre debajo del reproductor de youtube y hacía esfuerzos para tratar de ubicarle mas allá de Las Vegas. Claro que el nombre no me era desconocido, pero hubiera sido incapaz de atribuirle nada. Me sonaba a eterno segundón, el recambio que se escondía, probablemente muy a pesar suyo, detrás de la figura de Sinatra en el corazón de los fans de crooners, tan propios de una época definitivamente consumada.

The Tony Bennett_Bill Evans Album

Después, me puse a escuchar muchas más canciones de él. No tenía el magnetismo de Frankie, ni el carisma de los Dean Martin y Samy Davis Jr de turno, y a este lado del atlántico se le ignoró bastante. Pero en los Estados Unidos, más de sesenta años después de sus inicios, sigue gozando de una fama inoxidable. No en vano declaró en su día Dizzy Gillespie que Tony Bennett era el más grande de los cantantes de jazz.

Como todos los grandes de la época, empezó a cantar siendo un chaval. El tópico sigue vigente, cuando un emigrante italiano es un negado para la pasta con salsa tomate casera, o bien saca el arma soltando tacos y poniéndose colorado, o bien se pone a cantar, con sonrisa de oreja a oreja, como para disculparse por haber echado perejil en lugar de albahaca. Anthony Dominick Benedetto, que tampoco debía sentirse a gusto con una Beretta 70 en mano, eligió el micrófono para conseguir el respeto de la asistencia y las sonrisas canallas de las damas.

Hay dos épocas gloriosas en la carrera de Tony Bennett. La que corre de 1950 a 1965, tan fecunda en admirables voces jazzy tirando a pop, en la que almacenó grandes éxitos y un camerino personal en los casinos de Las Vegas –con fotos de la mama y la campiña calabresa, y un diccionario de las especias sin estrenar-. A partir de ahí, el rock le echó a patadas de los escenarios y cayó en un olvido de más de veinte años, de la que casi no salió después de confundirse entre harina y cocaína.

A finales de los 80, cual Fénix con manchas de boloñesa, resurgió donde nadie le esperaba: arriba de las listas de ventas, gracias a un sinfín de colaboraciones y dúos con artistas que no parecían haberle olvidado, en contra de lo que pensaba cuando susurró a sus hijos -después de rozar la sobredosis de cocaína- que “ya nadie quiere escuchar la música que hago”.

Sus dos discos de duets le llevaron a interpretar grandes clásicos con la crème de la crème de la música pop y soul: Barbara Streisand, McCartney, Elton John, Diana Krall, Celine Dion, Sting, Bono, Michael Bublé, George Michael, K. D. Lang, Aretha Franklin, Norah Jones, Natalie Cole, Mariah Carey. Hasta con Lady Solomillo, conocida ella por confundirse entre bistec y chuletón de buey. Ah, y mi Amy claro. Qué hermosa canción la que cantaron, cuatro meses antes de su muerte. [te la dejo para su disfrute sin límite].

Sin embargo el disco legado de Tony Bennett se corresponde con su época en la sombra, cuando se parecía a un perrito abandonado un día de salida de vacaciones. The Tony Bennett / Bill Evans Album, grabado en 1975, es un hermoso compendio de canciones jazz, con el maravilloso toque al piano de Bill Evans y la maravillosa voz de Tony Bennett. Très beau, vraiment.

 

 

 

4 pensamientos en “Tony Bennett – The Tony Bennett / Bill Evans Album

    • No sé si habrá más Tonys -bienvenidos sean, me encantan los crooners-, pero de lo que estoy seguro es que Amy es irrepetible, nadie nunca llegará a su altura, y eso que era pequeñísima.
      Ah, y gracias por el cumplido!

  1. Buenísimo álbum y buenísimo Tony Bennett. Su participación en MTV Unplugged le devolvió a su lugar.
    You’re the milk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s