Hanni El Khatib – Moonlight

Tengo pendiente incluir a Frank Zappa antes de llegar a 1.000 posts. No puede no estar, lo sé, pero no encuentro la forma. Lo escuché de joven, diría que a finales de los 70’s y sé que por ahí hay grandes discos, pero rápidamente se lo dejé a Los Intelectualoides, estos amigos míos con mirada ausente a lo Rimbaud y los dedos contando las chicas que caían en la trampa. Además hay un lector del blog que lo está esperando como agua de mayo, tiene curiosidad por ver cómo me va a salir, antes de decidir si llama a Tele Búlgaro, que siguen con la promoción de 3 x 2.

Así que no va a ser para este domingo. Para hoy he elegido a uno que tiene ese mismo rostro afilado como un cuchillo y rasgos árabes –Zappa por su padre tenía antepasados de oriente próximo-. Por lo demás, poco que ver. Hanni El Khatib, a pesar de decir que toca una música inspirada en el rock y el blues, es un puro producto 2015, sonidos con tufillo a silicio, por detrás de la madera, las cuerdas, y el metal.

Su madre es filipina y su padre palestino, de ahí posiblemente ese look aventajado de dandy macarra –dicho con cariño, no es del Madrid, juas-. Nació en San Francisco hace 34 años y después de abandonar una prometedora carrera como Director Artístico de una firma de ropa para skateboarders rubios y tez morena -por tener que holgazanear duramente todo el día al sol-, decidió probar suerte en la música.

Hanni el khatib moonlight

Sacó un primer gran disco en 2010, Will the Guns Come Out, en el que versionaba Heartbreak Hotel de dios Elvis, reinterpretándola con voz ronca, lengua pastosa y vapores etílicos. El disco incluía el temazo “Build. Destroy. Rebuild”. Cuando dice que se inspiró en Alan Vega e Iggy Pop, le creo. No fue un antes y un después en la evolución de la música popular, pero se ganó cierta fama en el gremio, en especial con Florence & The Machine, que le invitó de telonero en una de sus giras por ahí.

En Europa conoció por casualidad a Dan Auerbach, miembro de The Black Keys, que le propuso producir su segundo álbum, Head In The Dirt. Claro, menudo dilema. Imagina, eres un don nadie y de repente uno de los músicos de uno de tus grupos favoritos se acerca para proponer ayudarte, habría que ser Fiouck idiota para rechazar la oferta. Pues igual debió de atragantarse la lengua diciendo que tenía que ir al baño urgentemente, porque este segundo opus fue bastante malo, y casi se perdió por el camino.

Hace meses, después de digerir el fiasco, volvió a meterse solito en un estudio y a confiar en su único talento. Hizo bien, Moonlight, estrenado a finales de 2014, es un súper disco de rock electro garage o yo qué sé, me estoy perdiendo con tantos estilos y mezclas. Escucha Moonlight y Chasin’, te tienen que gustar. Sube el volumen, estas cosas no se escuchan susurrándolas. Luego ya sabes, zumito y a misa.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s