Les Négresses Vertes – Mlah

Fiouck’s Summer Series #7.

Verano 1989. No lo sé todavía, pero me quedan tres años para tomar rumbo a España. Mientras tanto, Francia se dispone a celebrar a lo grande el bi-centenario de la revolución francesa. El 14 de julio, al atardecer, un millón de personas se amontonaron en los Campos Elíseos para presenciar un desfile conmemorativo loco y barroco  –¡Fiouck woz ere!-, imaginado por Jean Paul Goude, el artista que “creó” a Grace Jones. Cuentan que lo siguieron por la tele ocho cientos millones de personas en el mundo. Estos franchutes, tan exagerados… Luego por la noche se montaron miles de fiestas callejeras espontáneas en todo el país, al son de Voilà l’Été, de Les Négresses Vertes.

[Para la anécdota, tan sólo se escucharon dos voces en contra del desfile. La del Frente Nacional como no, que lo vio demasiado cosmopolita para su gusto, y la de Margaret Thatcher. Esta espeluznante mujer, posiblemente molesta porque Francia le quitara protagonismo durante una noche, declaró que los Derechos del Hombre no era un invento francés. Maggie, si me escuchas desde el infierno –no puedo imaginar que no estés allí-, sepas que nadie dijo semejante cosa, es sólo que en Francia fue un acto fundador, con inestimable valor constitucional. Y qué quieres que te diga, Maggie, pero mola más que tu declaración de los derechos del banquero.]

Mlah

A lo que iba, Les Négresses Vertes. En 1989 dos bandas acaparan toda la escena musical gala, insuflando al rock un aire regenerador lleno de alegría. Mano Negra y Les Négresses Vertes proponen una música festiva con letra corrosiva en las que buena parte de la juventud –y no tan jóvenes- se reconoce. Les Négresses Vertes, aglomeración de un montón de músicos venidos en buena parte del punk galo –Lucrate Milk y Béruriers Noirs entre otros-, que deciden seguir diciendo lo mismo cambiando radicalmente de estilo. Celebran mejor que nadie la guinguette de París –la típica música parisina que huele a los años 50, la que se escuchaba en los restaurantes del río Marne en las afueras de la capital-, mezclando el acordeón con músicas mediterráneas –mucho flamenco y guitarras españolas- y suramericanas.

El nombre del grupo –difícil de traducir, siendo Négresses la palabra despectiva para referirse a los negros, en este caso negras, sería algo así como Las Negratas Verdes-, se lo deben a un vigilante de seguridad, que un día les expulsó de un local llamándoles así, por el bonito color verde del pelo que algunos lucían. En 1989, sacan un primer álbum llamado Mlah –expresión árabe que significa Todo va bien-, que les consagra inmediatamente en Francia y UK. Venden medio millón de copias de un álbum que contiene dos canciones emblemáticas de la época, Voilà l’Été y Zobi La Mouche.

Euforizantes y divertidas, hicieron bailar a media Francia aquel verano 89. Luego sacarían más discos, pero la bonita aventura se estrelló contra el muro de la heroína, cuando el líder y cantante, Helno, falleció por sobredosis en 1993. Qué pena. Mierda droga.

 

 

 

3 pensamientos en “Les Négresses Vertes – Mlah

  1. Ouiiiiiii!!!! Esta es una summer serie como dios manda! Y que me dices de l’Homme des Marais? Fiouck, amigo, eres grande. No lo iras a estropear mañana, verdad…?

  2. Pingback: Bérurier Noir – Joyeux Merdier | Un día, un disco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s