Sharon Jones and the Dap-Kings – Give the People What They Want

Sharon Jones, la nueva diva de la soul americana, las ha pasado canutas para estar donde está. Heroína muy a pesar suyo de una de estas historias con final feliz por los pelos. Cuarenta años que intenta hacerse un sitio en la industria musical, a base de música soul tendencia época dorada de la Motown. Y lo consigue in extremis después de superar hacer pocos meses un cáncer de las vías biliares. Una bonita lección de perseverancia y fe en sí mismo.

Toda su vida lo intentó. Hoy tiene 57 años y sólo ahora puede disfrutar de un merecido reconocimiento por su música. Su último disco de estudio le ha valido las mejores criticas y una nueva proyección como la digna representante de la auténtica soul de los años 50 y 60, aunque con estilo propio. Durante lustros ha tenido que enfrentarse a los perjuicios de una industria musical que funciona cada vez más en base a estereotipos. Las discográficas tienen un molde, facilón de reproducir; como te salgas de él, no entras. El grado cero de la toma de riesgo.  Conozco bien a este mundillo, con una mano se agarran a su silla, con la otra consultan Linkedin e infojobs, por si las moscas –unas moscas que curiosamente se han ganado la simpatía del público que consume música-. Cuántas veces Sharon Jones ha tenido que escuchar “demasiado vieja”, o “demasiado negra”, o “demasiado pequeña y gorda” antes de ser devuelta a su vida de vigilante penitenciaria y guardián de seguridad. Lo peor es que no se van a arrepentir, no les queda mano libre para taparse la vista de vergüenza.

Claro que dedicar su vida a la soul music en el siglo XXI no es el camino más corto hacía la gloria. Es un género de mayores. Haz la prueba, pregunta a la gente lo que opina de Aretha Franklin o las Supremes –no se lo pongas demasiado difícil hablando de Martha Reeves, Etta James o The Marvelettes-, ya verás como sólo son elogios. Luego pregúntales si las escuchan, apuesto un Gintonic a que contesten que nunca. Craso error, porque la música soul es sana, por la alegría que transmite. Pone las pilas como ninguna otra.

sharon

Sharon Jones debutó oficialmente su vida artística en 1996. Es una apasionada desde siempre de la música de las grandes voces de mediados del siglo pasado, que intenta revitalizar como otras artistas diseminadas por el mundo –en España, sin ser un especialista, tenemos a dos figuras del género, Mayka Edjo de The Sweet Vandals y Aurora, ex Freedonia-. Una música exigente, sin farol –léase electrónica-, toda fuerza y energía. Guitarras, bajo, teclados, batería, percusiones y cobre, mucho cobre –saxofones, trompetas, trombones, etc-, coros y lo más importante una voz poderosa capaz de encender a la audiencia. Ahí Sharon Jones ha sabido rodearse de los mejores, The Dap Kings, integrada por músicos que se han ganado mucha fama al haber participado en la mayoría de los títulos del álbum Back to Black, de Amy Winehouse.

Hace dos meses se publicó el último disco de Sharon Jones. Ella lo puede celebrar doblemente. Primero porque por fin cuenta con el respaldo de un sello fuerte, Daptone, y está recibiendo una gran recepción en los medios. Y segundo porque acaba de superar un cáncer de las vías biliares. Soul a lo grande, vital, euforizante.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s