Torres – Sprinters

Los hay que hacen música para hacer dinero (muchos), otros para llamar a la revolución (pocos), y demasiados porque se creen buenos. Muchas para enseñar el culo, otros porque no les ha ido bien en el cole. Algunos entran al azar, otros por la puerta de atrás, y los hay que se dan una leche desafortunada después de subirse por la ventana. Algunos dirán haberse hecho músico para pillar sexo, pocos reconocerán que las fans ya no son lo que eran. Torres, ella, quiere exorcizar su pasado de hija adoptada.

Curioso nombre que el suyo. No se sabe si se inspiró en Maruja o Fernando, pero de ser por el futbolista, Mackenzie Scott podía haber elegido un nombre menos paquete –y eso que el Atleti tiene toda mi simpatía, sobre todo cuando deja que el Barça gane la liga-, Messi por ejemplo. Aunque viendo de donde es –otra que viene del culo del mundo, Macon, estado de Georgia-, la gente podría pensar en la reencarnación del todo poderoso.

Torres es muy joven, sólo tiene 24 años, pero ya tiene dos álbumes en la mochila. El primero, homónimo, lo grabó en Nashville, Tennessee, en 2013. Se inspiró en Johnny Cash, su mentor, no tanto por la música, sino por la actitud. Folk con riff grunge, al que Pitchfork dio una nota de 8,1 en un acto de lucidez sorprendente, aunque luego cayó de nuevo en su habitual verborrea etílica: “con su intensidad de combustión lenta y energía en espiral, el álbum da un subidón que conecta con la inmediatez de la garganta”. Menos mal que los redactores de Pitchfork no hacen música.

Torres Sprinter

Después del estreno, se fue de gira. Conoció a Sharon Van Etten y Hamilton Leithauser, compañeros de una ruta folk rock cada vez más atascada. Vamos, la autopista A3 un uno de mayo a las 8h. Hicieron amistades, incluso llegó a cantar en uno de los temas del álbum Are We There de la Sharon el año pasado.

Hace dos semanas, publicó su segundo opus, Sprinters. A medio camino entre la reina PJ Harvey y la principesa Sharon Van Etten, suena como si Feist hubiera fumado un cartón de cigarros del vaquero y no se hubiera olvidado de enchufar la guitarra. Rock ronco, guitarras de las buenas, a Torres le salió un soberbio álbum en su búsqueda de identidad. Fiouck le da un 8,2, sin vomito.

[El single Sprinter no se deja descargar por exceso de protección del sello, he tenido que recurrir a una versión Live, bastante cercana a la del disco. Y Strange Hellos es francamente muy buena.]

 

 

 

Un pensamiento en “Torres – Sprinters

  1. I like the helpful information you provide in your articles. Ill bookmark your weblog and check again here regularly. I’m quite certain I will learn plenty of new stuff right here! Good luck for the next! ceaebkaaeaee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s