Louis Armstrong – What A Wonderful World

Arabia Saudí tira el precio del crudo hacia abajo para anular la rentabilidad de las nuevas extracciones en EEUU y de paso hundir el rublo ruso, consiguiendo que mientras estos dos países se enfrentan sobre Ukrania terminen aliándose para hacer doblegar a los saudís que siguen financiando al Estado Islámico, cuyo objetivo de crear un nuevo califato anexionando Siria, Irak y algunos países más provoca que estos tradicionales viveros terroristas se vean obligados a solicitar la ayuda occidental para detener a estos temibles locos que acaban de desbancar a Al Qaeda en la escala del fundamentalismo, llevando a estos a generar ingentes ingresos abriendo una nueva ruta africana para que la cocaína de los narcos mexicanos pueda remontar vía el Sahel a Europa donde será consumida por fanáticos rapados jurando muerte a fanáticos barbudos y… “¡Para ya! Tomate con tu letanía aburrida, que ya estamos bostezando” … Ya, pero reconócelo, este mundo es maravilloso, ¿verdad?

¿Estaba fumado Louis Armstrong cuando escribió esta canción? ¿Por dónde miraría para atreverse a soltar tal absurdez? ¿Por qué sonríe como un idiota cuando la canta? Como siempre, no te molestes, he contado por ti: hoy te sobran cinco dedos en la mano para contar los motivos de creer que este mundo es maravilloso. Si es que los ha habido alguna vez. Ya sé lo que vas a decir, posiblemente antes de que el hombre mujer hombre mujer hombre mujer [bueno pon lo que quieras] apareciera en la tierra. Nanaï, ya me dirás tú qué tenía de maravilloso un mundo repleto de arañas de medio metro de ancho y bichos de cinco metros de alto capaces de zamparse a un oso pardo en un chasquido de dedos.

Louis Armstrong

Cuando era pequeño, creía que Louis Armstrong había viajado hasta la luna y yo soñaba con acompañarle. Un hermano mío se encargó de devolverme los pies en la tierra con un rotundo “los yankees no permitirían nunca que un negro compartiera asiento con blancos, aunque sea en un cohete”. Claro, me confundía con otro Armstrong, Neil. No, Louis nunca se fue a la luna, pero transportó a millones de personas hacia el infinito con su divina trompeta, su maravillosa voz grave y esta sonrisa contagiosa.

No pasa nada si este señor escribió una canción que nadie se cree, menos los niños. Sólo habla de amor, esta singularidad emocionotemporal en la que importa un pepino que el mundo se vaya al garete. Es posiblemente la más hermosa de las canciones jamás escrita y cantada desde que las arañas han vuelto a un tamaño razonable y los osos pardos no dejan que nadie se les acerque sin repartir soplamocos indignados. Yo la escucho desde que soy capaz de emocionarme con la música. No me canso de tararearla y no me cansaré nunca. Es un regalo del cielo.

Al final de la canción, Louis Armstrong dice: I hear babies cry, I watch them grow, They’ll learn much more, Than I’ll ever know [Escucho bebés llorando, les veo crecer, ellos aprenderán mucho más, que yo jamás sabré]. Venga, no seamos derrotistas, seguro que uno de estos bebés aprenderá a hacer de este mundo un lugar maravilloso.

 

 

 

Un pensamiento en “Louis Armstrong – What A Wonderful World

  1. Pingback: James Baskett – Zip A Dee Doo Dah | Un día, un disco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s