Halo Maud – A La Fin

Iba a dedicarle la entrada de hoy a Arthur Russell, un músico americano fallecido de sida en 1992, ignorado en su día por casi todos y hoy objeto de culto guay que roza lo kitsch. Pero con 40 grados fuera, ni a ti te interesa saber de qué va ni a mi explicarte por qué deberías conocerle. Es más, yo pasaba directamente de explicarte nada, pero un pacto es un pacto. Otro día el Arthur.

Mira, te voy a contar un chiste. Total, ya puestos… 31 de julio, vísperas de vacaciones, un madrileño se dirige a una agencia de viajes después de decidirse por visitar China. Pide un billete para Pekín, pero le dicen que por culpa de una huelga intempestiva de todo tipo de gremios de los que sólo se oyen hablar en estas fechas, sólo le pueden emitir un billete de Ave para Barcelona. Desde ahí tendrá más posibilidades, le dicen. Al día siguiente llega a Sants y coge un taxi para El Prat, que le da tiempo a reconocer cuatro veces la Sagrada Familia. Se habrá perdido, piensa. En el aeropuerto, más de lo mismo, le mandan al puerto, desde donde podrá coger un barco hasta Italia donde seguro no habrá problemas, dicen. El día dos, llega a Nápoles y pierde un día en subir hasta Roma en autobús, en el que cree reconocer a Maradona de conductor. Por el canuto será, reflexiona. El día tres, pilla un vuelo in extremis que le deja asfixiado en El Cairo, con 47 grados a la sombra. Poco a poco, piensa. El cuatro, encuentra un camión que le lleva hasta Alejandría con otros 77 compañeros de viaje, desde donde embarca en un buque portacontenedores que le escupe dos días después en Génova. Y mira que no soy del PP, dice, medio idiota. Un poco aturdido y oliendo un pelín mal, coge un autobús que le devuelve a Roma, donde la misma azafata le vende un billete en primera para Belgrado, donde le cuesta una barbaridad explicar al policía de turno “que no, el olor no es el habitual”. Al día siguiente, se sube a un tren “express”, que tarda tres días en dejarle tirado en Estambul. En la capital turca, se deja las siguientes tres pagas extra en coger un vuelo hacia Dusambé, capital del Tayikistán, vía Tbilissi, Baku, Volgogrado y Baikonur. El doce, después de renunciar a estirar las piernas que se han quedado dobladas, manchado con todo tipo de comidas locales, le sientan en un autocar antediluviano, que tarda 72 horas en recorrer los 700 kms que le separan de la frontera china. Llega el día quince, de noche, en el pueblo fronterizo de Kala Jile Gawozi, hambriento, exhausto, sucio pero feliz por haber llegado, aunque un poco molesto por la brusca caída de las temperaturas y las borrascas de nieve. La de cosas que voy a poder contar en la oficina, igual ligo y todo, piensa, con la moral por las nubes. Después de dar vueltas y vueltas por el pueblo cerrado a cal y canto, llega a la conclusión de que como tarde lo mismo en volver, más le valdría preocuparse ya por su billete de vuelta. Faltaría más que pierda el trabajo, con lo que me está costando la broma, articula a duras penas para si mismo después de masticar restos congelados de comida pegados en su camiseta del Madrid. Así que se dirige como un mendigo hasta la minúscula estación de tren del pueblo, espera cuatro horas más delante de la puerta, hasta que el diminuto encargado de la Renfe local se decide a abrir la única taquilla. En un inglés más que aproximado, le pide un billete de tren para Madrid. A lo que el chinito le contesta en un perfecto inglés: “y dígame, ¿Chamartín o Atocha?”

Yaaaa lo sé, es indignante. Qué quieres que te diga, me provoca la risa tonta desde los quince años.

halo maud - A la fin

En fin, a lo que iba, entrada #874, una cantante ligerita y fresquita, más no te puedo ofrecer. Una que acaba de empezar, sin apenas pedigrí, así poco hay que contar. Se llama Halo Maud, es francesa, durante una temporada tocaba como guitarrista de Moodoid –casualidad de la vida, en la entrada que le dedicaba a este artista, también iba yo flaqueando total-. Acaba de estrenar su primer single, A La Fin. Nada del otro mundo, aunque a veces recuerde a Cocteau Twins. Pobre chavala, ¿qué va a ser de ella à la fin?

 

 

 

4 pensamientos en “Halo Maud – A La Fin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s