Simon Says – Late At Night

Es de sobra conocido que no me gustan los DJ’s. No tanto los que pinchan en garitos o discotecas, uno se gana el pan como puede, porque incluso con un poco de suerte das con uno que lo hace francamente bien y se estruja los sesos en buscar temas originales y atrevidos y dices Aleluyah.

No, hablo de los que encima se creen artistas y sacan sus propios discos. La chusma de la música, los Lidl de la creación barata sin marca ni alma. Entertainment, un insulto permanente. Guetta, por sólo nombrar a uno. Como la memoria me falla, no recuerdo si ya conté por aquí que me hice una camiseta a medida, negra con un bonito FUCK GUETTA de color fucsia fluorescente. Hay que ser consecuente.

Quitando a Fatboy Slim, maestro DJ esquizofrénico, no se salva ninguno. Y luego está el caso de otro que tenía por ahí en un CD recopilatorio que ni sé cómo llegó hasta mis manos. Lleva diez años en la estantería, pero recuerdo que hubo una época en la que me ponía en bucle su canción más conocida –me temo que la única-.

Simon Says

Se llama Simon Says y el tema en cuestión Late At Night. Lo que me ha costado descubrir quién es. Primero porque no sabía cuál de ambas cosas era el nombre y la otra la canción. Simon Says puede ser este juego electrónico que nos volvió loco hace décadas. También es el título de dos películas americanas y de dos bandas de rock, una californiana y otra sueca. También lo es de un álbum de 1968 del grupo 1910 Fruitgum Company y de tres canciones, una de Laleh, otra de Pharoahe y la última de Drain STH, todos súper conocidos cómo no.

Al final google terminó escupiendo un link salvador. Resulta que Simons Says es un DJ franchute, cuya fama no pasa de los límites de su barrio, y además en horario nocturno. Me leí una entrevista que le hizo una conocida bebida con gas que sólo recuerdas cuando toca pedir un Bombay Saphir. Estas marcas tienen que estar donde su público, lógico.

El tipo tiene cara angelical, te lo imaginas más bien detrás de un Mac grande creando campañas de publicidad que molan. Lo bueno de los DJs es que una vez que han enumerado todos los locales donde tocan o donde sueñan con tocar, no les queda más material. Así que la entrevista ocupaba como mucho un post-it. Más tiempo tampoco le iba a dedicar.

Y luego está Late At Night. Tiene un no sé qué que me gusta. Empieza con la intro de la maravillosa Nightclubbing, de Iggy Pop, en un tempo más rápido, aunque al final no termina nunca de arrancar. Hay teclados ligeros, vientos enérgicos y una caja de ritmos discreta. Y esa voz femenina que parece, más que cantar, recitar un texto, sin entusiasmo, como obligada. Refunfuñada.

No es la octava maravilla del mundo, pero tiene ese no sé qué que engancha. Si un día la escucho en un chiringuito, invitaré al DJ a un triple Bombay Schweppes, a ver si se le va la olla y se atreve con más canciones del estilo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s