Peter Kingsbery – A Different Man

Los barbudos con turban, extremistas y matones, sueñan con follarse a las vírgenes que les esperan ansiosas en el cielo. Los barbudos con pequeño paraguas en la cabeza, ultra ortodoxos y matones, más terrenales y con mayor libido, sueñan con follarse a una nación vecina entera. ¿Conclusión? Como ateo, me estoy perdiendo mucho sexo por ahí. Tomate idiota.

Y tú, ¿a qué viene esta repentina diatriba en contra de las fantasías sexuales de los fundamentalistas? Pues entre otras por las casualidades de la vida, sumadas a las pocas ganas que tenía de ponerme a escribir el post. Resulta que leyendo articulillos acerca de Peter Kingsbery, el artista de hoy, me encontré con una información curiosa: en 1997 le dedicó una canción a un obispo francés. Tal cual, a un obispo.

Cierto, no uno cualquiera. Monseñor Gaillot, el obispo rojo como se le conoce en Francia, defensor de los derechos humanos en general y de los homosexuales en particular, gran agitador social y moral en el país vecino y siempre crítico con la Iglesia -cosa que le valió la destitución como obispo por Roma en 1995-, declaró en una revista acerca de los Versos Satánicos, la obra controvertida de Salman Rushdie: “Hay un derecho a la blasfemia, porque lo sagrado, es el hombre”.

Peter_Kingsbery

Qué quieres que te diga. Llevo miles de muchos años diciendo algo parecido. Será que no tendré el arte de este señor y que a mi me sale mal, porque parece que nadie me entiende. Pero como hoy –por ayer- es mi fiesta como padre –apuesto otra copita de Rueda a que a mi hija se le olvida, por encontrarse a 1.768 kms según google maps-, pues me regalo a mi mismo el derecho a decirlo alto y claro: dejad de joder, cabrones, mi condición de ser humano vale un billón de veces más que la vuestra de representantes de fes ciegas y absurdas. Mierda payasos todos.

Ja. Vale vale que derrapo, pero así me siento más ligero. Y de esta forma suena mejor aún la música de Peter Kingsbery. Este –no te acordarás porque eres un paquete- fue la parte masculina del dúo Cock Robin, que tuvo mucho éxito en Europa en los años ochenta. El disco First Love Last Rites, publicado en 1989, debió llegar a lo más alto, pero la discográfica cometió una cagada histórica y ante el desastre ambos se separaron. Kingsbery inició una carrera en solitario que por desgracia no le llevó muy lejos.

Su primer disco, A Different Man, publicado en 1991, estaba en la línea de First Love Last Rites, ofreciendo un pop de una rara elegancia, pero no funcionó. Yo lo tengo por aquí en CD, a veces me doy el gusto y lo escucho con cierta nostalgia. Te dejo con tres temas, los únicos que he podido localizar; para que veas si no tuvo éxito, es raro que un disco de hace veinticinco años no este enterito en youtube.

Hala, feliz día del padre Tomate Fiouck. Gracias gracias.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s