Macy Gray – The Way

Desde lo alto de sus cuarenta y siete años, su belleza y su clase demoledora, Macy Gray contempla todos los que de pequeña se mofaban de su voz, forzándole a quedársela para dentro. Hoy, después de 25 millones de discos vendidos gracias en parte a esta voz áspera tirando a agudo, saca un octavo álbum, The Way, en el que canta con el mismo talento de siempre en qué se ha convertido: mujer, madre y artista. Otro disco genial, para ser exacto.

¡Qué voz que la de esta mujer! A veces ratón asmático, otras veces cual Bonnie Tyler aspiradora de Ducados, la naturaleza le ha dotado con esa singularidad única, una curiosidad en un gremio que las quiere todas iguales. Como iba para guionista –eso estudió antes de ponerse detrás de un micrófono-, la letra de sus canciones se eleva de la mediocridad ambiente hacia niveles en los que las porno girls del r’n’b bling bling se vuelven analfabetas.

Cómo no querer la voz y la música de Macy Gray… Eso mismo trató de explicarle Joe Solo, un compositor/productor que la conoció en Los Angeles cuando ella trabajaba como cajera en un supermercado para pagar sus estudios. A Macy Gray su voz le parecía un obstáculo más que un trampolín. Quería escribir para no tener que hablar. Así que cantar… le sonaba a ciencia ficción. Pero accedió y hoy puede mirar para atrás para rendir cuentas.

macy gray the way

La vida de Macy Gray joven fue todo menos un largo río tranquilo. Muy rebelde, sus padres tuvieron que meterle en un internado, del que sólo consiguió que le expulsaran. A su salida, tuvo un accidente con el coche de su padre, siendo menor de edad y sin carne. Ante la perspectiva de una tremenda bronca, se fugó sin mediar palabra, para aterrizar en California, donde terminó de crecer y aprender la vida. Hoy, muy arrepentida y sintiéndose miserable por haber hecho pasar a sus padres por esto, no bromea con la educación que le da a sus tres hijos: “les mato si me hacen lo mismo”.

Confiesa que de joven escuchaba a Nirvana y Led Zeppelin, a la vez que mucho rap, el de Run Dmc y Rakim. Por encima de todo, recuerda en especial una canción de Slick Rick –rapero, ex recluso, cronista de los ghettos-, The World Is Yours, en la que la letra machacona repite cosas básicas sobre la educación “que los niños escuchan con mas atención viniendo de un rapero como él que saliendo de la boca de sus padres”. Años más tarde la volverá a cantar con Slick Rick.

Hoy Macy Gray mira cómo se acercan peligrosamente los cincuenta. Con The Way, trata de analizar y evaluar en qué se ha convertido. Artista narcisista –quién no en esta industria-, madre excéntrica, mujer caótica, canta su melancolía, reclama serenidad y pide perdón. A todos los que ha decepcionado. No será a sus fans, porque una vez más nos regala con un disco brillante y genial. Pasa del funk más eufórico al soul más intimista. Stoned es una maravilla de canción. Empieza por ahí…

 

 

 

2 pensamientos en “Macy Gray – The Way

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s