Asaf Avidan – Different Pulses

Resulta que google no es infalible. Que sean unos cabrones todos lo sabemos –hablo de sus socios estrategas, no de su plantilla-. Pero pensar que se pudiesen equivocar en algo relacionado con la tecnología no deja de llamar la atención. Ayer tuvieron que admitir que no tenían previsto que un mismo vídeo pudiera ser visionado un número de veces superior al que youtube soporta a nivel informático. En cuanto al vídeo en cuestión, quién iba a imaginar que pudiera ser el Gangnam Style. Esto duele.

Me ha costado entender el motivo, tuve que emplear veinte minutos en leer cinco veces el mismo artículo para no tropezar en las explicaciones. Escucha al tío Fiouck: en las arquitecturas informáticas de 32-bits, el mayor número íntegro con signo es 2.147.483.647 –te pongo los puntitos separadores para que no tengas que poner el dedo ni sacar la lengua-. Y por ahí por ahí cerquita andaba el número de visionados alcanzado por Gangnam Style –me chirria los sentidos hablar de canción-. Así que tuvieron que actualizar la plataforma a un sistema 64-bits. No, bobo, con ello no quiere decir que se podrá ver el doble de veces, sino hasta 9223372036854775808 –¿ves lo que pasa cuando no pongo los puntitos?-. Un número tan grande que si un día no les quedara más remedio que migrar a un sistema 128-bits, querría decir que los siete mil millones de humanos que poblamos el planeta habríamos visto más de mil millones de veces el mismo vídeo cada uno. Dime que no va a llegar Gangnam Style…

Uno que nunca llegará a tales extremos es Asaf Avidan. No tanto porque lo tenga todo en contra. Fíjate lo que acumula, es israelí –cosa que no viene bien para triunfar en el gremio indie, más proclive a defender a los de enfrente-, tiene voz de castrado, es vegetariano y bebe whisky. Sólo falta que sea del Madrid. Juas, no, el problema por el que nunca llegará a hacer sonar la alarma de los tropecientos bits en google, es que hace una música hermosa, lejos de los cánones de la masificación.

asaf avidan different pulses

La primera vez que escuché a Asaf Avidan hace algunos años, me costó creer que era hombre. Tiene una voz sorprendentemente aguda y femenina. Pero una vez que lo tienes asumido, suena magnífica. He visto por ahí que se le compara con Janis Joplin o Robert Plant. Tú ni caso, no tiene fundamento, no lo pillo. Janis era energía pura y Ropbert Plant tampoco andaba dormido, mientras que Asaf Avidan es todo delicadeza y emoción melancólica. En Europa se le empezó a conocer cuando un DJ alemán hizo un remix electro de uno de sus temas, The Reckoning. El artista israelí dice que odia esta versión por representar toda la música que odia. Lo que te decía, delicado.

Eso sí, con prisa. Fue un niño brillante en el colegio, de los que saltan clases por acabar cuanto antes. En la escuela de arte fue el mayor estudio de animación israelí quien tuvo prisa en contratarle antes de que terminara la carrera. Con veintiún años se le diagnosticó un linfoma –cáncer de la sangre-, del que salió echando leches para ponerse a componer canciones, letra y música. Una ruptura amorosa terminó de decidirle, “se tarda demasiado en realizar unos dibujos animados, cuando la música es inmediatez”.

Montó una banda que le acompañó durante algunos años. Se llamaban Asaf Avidan & The Mojos. En Israel se ganó muy rápidamente la simpatía de cierta juventud, la que se apoya en el muro para vomitar antes que lamentarse –uch, esta no va a gustar-. Los tres álbumes que publicó con The Mojos terminaron #1 en las listas, a pesar de no estar apoyado por ninguna discográfica. El segundo de ellos, Poor Boy / Lucky Man salió con dos portadas distintas, pudiendo elegir el comprador entre la caratula de Chico Pobre o la de Hombre Con Suerte, y arrasó. Fue cuando empezó a salir de sus fronteras, con un discurso dosificado aunque sincero sobre la política del gobierno israelí, y a su manera arrasó. En Francia los medios guays le adoran, los mismos que reclaman un estado palestino, todo muy políticamente correcto.

Hace un par de años se separó de The Mojos y emprendió la ruta en solitario. En 2013 publicó su primer disco como Asaf Avidan, Different Pulses. Es sublime la verdad, muy, pero que muy hermoso. Te dejo con los seis primeros temas del álbum. Good Fiouckenberg.

 

 

 

7 pensamientos en “Asaf Avidan – Different Pulses

  1. Pingback: Bee Gees – Saturday Night Fever | Un día, un disco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s