We Were Evergreen – Towards

Venga se acabó el sacar posts con tono apocalíptico, con This is the End de fondo. Qué más da que el Atlético haya perdido la final, qué más da que Europa se haga hara-kiri cada lustro, porque lo que importa es que Fiouck haya encontrado la canción del verano. No, Georgie Dans no. Una canción típica de este blog, una que no saldrá en la radio ni que verás en los programas de TV. Con un poco de suerte la pillarás en un chiringuito de playa, cerveza helada en mano, ray-ban en el pelo, dándole gracias a dios por una industria textil que ha logrado lo impensable: reducir un poquito más la superficie de tela de los trajes de baño de las chicas.

Se llaman We Are Evergreen, y como indica su nombre, son franceses. Galos de estos que saben muy bien que con un nombre franchute no van a vender una rosca. Así que a elegir un nombre inglés y a componer canciones en el idioma pop rock de toda la vida. Luego a mudarse de París a Londres, y buscarse la vida entre locales Fish & Chips a una libra la ración y restaurantes de lujo para rusos -con fortunas súper legales fruto de una labor extenuante-. En Londres repitieron un modelo que les empezaba a ir bien en Paris, el de los mini conciertos en pisos, en plan amateur unplugged. Un día que estaba el hada buena de buen humor –qué haría con el elfo la noche anterior, uch, no queremos saber-, hizo que un agente de artistas presenciara una de estas actuaciones y decidiera llevarles a mejor puerto con una firmita debajo de un A4 arrugado.

Corría el año 2011, llevaban tres años divirtiéndose y de repente parecía que la cosa iba en serio. Empezaron a hacer de telonero de muchas bandas que ellas mismas hacían de telonero de otros grupos no mucho antes. En la cuna del pop rock, el paisaje musical cambia a tal velocidad que se hacen y deshacen ilusiones en un plis plas, no te puedes perder ningún tren, sobre todo cuando te invitan Baxter Dury –el hijo de Ian-, Little Dragon o The Do. Al sonido indie folk acústico del principio, añadieron un toque electro que le vino muy bien a su música para crecerse. Eso sí, que no falte el ukelele, el instrumento de moda desde hace pocos años, a las chicas le encanta, es tan románticooooo.

we were evergreen towards

Un primer EP salió en 2013, y ahora le toca el turno al álbum, Towards. Quince canciones de pop alegre con muchas influencias indescriptibles del planeta entero. Es original, variado y detrás de una aparente sencillez se esconden miles de ideas originales en la composición y los arreglos. Eso sí, como antiguos estudiantes de filosofía, tratan de darle envergadura a su música, soltando ahí y allá prosa propia de esta edad, como aquel: “Cada tema es un cuento en si mismo, piedra mitológica de una gran historia universal, siendo la pregunta final: qué es moverse, hacia dónde nos dirigimos?”. Ays, jóvenes…

Te dejo con tres temas del disco para que te hagas una idea. La del chiringuito es False Start. Después de dos o tres escuchas, no puedes dejar de tararearla. Ya te digo, la canción del verano.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s