Felix Mendelssohn – Marcha Nupcial

Hoy toca boda. Obviamente la mía no. No estaría aquí escribiendo esto, con una camisa blanca por planchar, un nudo de corbata por hacer y un “sí quiero” por aprenderme de memoria. Na, se casan unos buenos amigos. El novio es de León y la novia de Madrid, y por una vez, reconozco que mola que manden las chicas: la boda se celebra en Madrid. Así que no, no me caso yo, pero no es ningún motivo para no ir super arreglado; mi camiseta preferida de los Sex Pistols lleva una semana debajo del colchón, parece como nueva. ¿Sonará La Marcha Nupcial, de Mendelssohn? Eso espero, al final no me canso de escucharla, huele a alegría y felicidad y qué quieres que te diga, soy un chico sensible.

Jakob Ludwig Felix Mendelssohn Bartholdy, más conocido como “Feli el Cupido”, es un Director de Orquesta, pianista y compositor alemán, nacido el tres de febrero de 1809, muerto en 1847, después de sólo 38 años de una vida muy intensa y fecunda en obras de un gran clasicismo. Qué pocos años de vida son, por dios, qué hubiera sido de Mendelssohn de vivir el doble como sus colegas del gremio. Hoy Mozart y Beethoven tendrían que apretarse para dejarle más sitio en el altar, sin duda. Fue el gran maestro del periodo alemán romántico –cómo que te chirria la expresión “alemán romántico”, mira la Merkel, reboza romanticismo con sus escotes primaverales-. Claro que con una vida tan corta, su notoriedad se debe a pocas obras maestras, como El Sueño de una Noche de Verano, basada en la obra de Shakespeare, y de la que está sacada la Marcha Nupcial.

Felix Mendelssohn era el nieto del famoso filósofo judío Moses Mendelssohn. Gracias a su fama, este pudo adquirir, por Otorgamiento Real, los derechos cívicos a los que normalmente su condición de judío no dejaba llegar. Fue nombrado Judío Protegido Extraordinario por el Rey de Prusia Federico II El Grande, es decir un estatuto de judío de tercera –de un total de seis escalones-, que le permitía residir en Berlín sin ser molestado por ser de confesión judaica –fíjate si viene de lejos la cosa, si tendemos a situarlo más bien a mediados del XX ¿verdad?-. Con esto, el padre de Mendelssohn pudo integrarse en el círculo de los negocios berlineses, y convertirse en banquero próspero –suena a doble pleonasmo, banquero judío próspero-. Total, a lo que iba, el Feli demostró desde muy pequeño ser un niño musicalmente prodigioso. Y humorísticamente también: con doce años, compuso, con motivo del cumpleaños de su padre, su primera ópera, en la que criticaba la educación demasiado rigurosa que recibía de sus progenitores. Ays con los niños, les das una chuche, y te arrancan el paquete y la mano que lo sujeta. Aquel mismo año, conoce a Goethe –sí sí, el mismísimo Goethe, no el delantero del Shalke de los 70’s-, que le terminó admirando, declarando un día que las facultades de Mendelssohn rozaban el prodigio –¿por qué Goethe repite lo que acabo de decir?-.

Mendelssohn

Con dieciséis años, ya tiene un catálogo de obras abultado, sinfonías, concertos para violín y piano –que interpreta con su hermana Fanny, virtuosa del piano-, y un octeto para cuerdas –cuánto me das para que te explique lo que es un octeto?-. Durante los años siguientes, viaja por toda Europa, entabla amistades con los más grandes compositores de la época, el Rey Federico Guillermo IV le encarga reorganizar la vida musical de Berlín, un oficio y prestigio que hace de él el compositor europeo más famoso de su época. Se casa con una francesa, Cecile Jeanrenaud, tiene cuatro hijos, compone, crea, dirige, hasta el cuatro de noviembre de 1847, día en el que fallece a causa de una apoplejía.

La obra El Sueño de una Noche de Verano fue compuesta en 1826, cuando sólo tenía diecisiete años, y se ejecutó por primera vez el año siguiente. La séptima pieza de la Ópera es la famosa Marcha Nupcial, posiblemente la más usada en las bodas occidentales desde hace más de ciento cincuenta años.

Habrá que ver si toca hoy.

[Me dicen que no me pase de listillo, que de camiseta de Sex Pistols nada, traje y corbata como todo el mundo. Mff…]

 

 

¡¡Felicidades para los novios!!

2 pensamientos en “Felix Mendelssohn – Marcha Nupcial

  1. Pingback: Le Corps Mince De Françoise – Love And Nature | Un día, un disco

  2. Pingback: Post número 500 – Falta Poco | Un día, un disco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s