Murray Head – Say It Ain’t So Joe Please

Hace 96 años –para que veas que no es nada nuevo si el Madrid gana con tanta facilidad-, estalló el escándalo de los Black Soxs, en el que ocho jugadores del equipo de baseball White Sox fueron culpados de haber amañado el partido contra los Reds de Cincinnati, con tal de perder, a cambio de dinero, cuando iban como archi favoritos en la final de las Series Mundiales.

Ocho jugadores del equipo fueron baneados de por vida del baseball, entre otros la leyenda Shoeless Joe Jackson –nada que ver con el cantante de los zapatos blancos puntiagudos new wave-, que nunca se repondría de la acusación. Por culpa de ello, no terminó subiendo hasta el altar de un deporte que nadie entiende, aunque por desgracia alguien sí se acordó, y ese alguien me fastidió muchos meses de mi adolescencia.

[Oye, lo del Madrid, es bromaaaaa. Venga, vuelve a llamar a Tele Búlgaro y diles que ha sido una equivocación, acaban de llamar a la puerta y no estoy esperando a nadie.]

Murray Head, cantante actor soso a más no poder se hizo con la historia del jugador y le dedicó la canción Say It Ain’t So, Joe, en 1975; un tema que por arte de magia –negra- se convirtió en un exitazo justo cuando un joven Fiouck estaba espabilándose musicalmente. Lo malo de tener a una hermana siete años mayor, sin demasiados criterios musicales, y que lo ponía a toda leche todo el santo día. Y yo a callar, porque el toca discos no era mío.

murray head

Una tortura. Murray Torquemada Head. Odiaba esta canción como muy pocas. Recuerdo que poco después, digamos que ya con suficientes años como para escapar de casa con el beneplácito parentesco, en la playa muchas veces nos topábamos con un señor que pedía dinero a cambio de interpretar con su guitarra alguna canción sacada de un repertorio sin imaginación. No fallaba nunca, siempre se terminaba sacando la maldita Say It Ain’t So, Joe de la manga. Pero lo curioso y lo que siempre nos arrancaba alguna carcajada –sí, éramos idiotas-, es que no era capaz de pronunciarlo bien, con puré en la boca le salía un penoso Sagaditsojoplis.

¿Qué será de este señor? Me gustaría verle aunque sea para disculparme y le dejaría tocarla sin decir ni mu; tal vez aplaudiría. Y nos tomaríamos una copita de rueda, coño… y dos, o las que fuesen necesarias para curar la herida.

Parece que Murray Head hizo estragos especialmente en Francia, por culpa de unos padres afrancesados a pesar de haber nacido en UK como todo el mundo en este gremio. Es más, y eso no lo recuerdo en absoluto, se convirtió en un personaje “conocido” del cine y la tele francesa a principios de los 80’s. Podría publicar una larga lista de amistades con integrantes de la cultura gala de la época, pero no te van a sonar muchos.

Mejor me ahorro la tinta para hablar de su segundo éxito musical, One Night In Bangkok, que formaba parte del musical Chess –con letra de Tim Rice y Benny Andersson, ex ABBA-. El single alcanzó el top 10 en muchos países a finales de 1984. En España tocó el cielo –nublado, gris y cargado de lluvia- y se mantuvo en el #1 un par de demasiado tiempo.

Te dejo con ambas canciones. Yo voy a ir a emborracharme. Fíjate si he hecho la paz con un montón de grupos, cantantes y canciones que de joven odiaba, pero con Sagaditsojoplis, de momento no puedo, me supera.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s