Gilbert O’Sullivan – Alone Again

Fiouck’s Summer Series #28.

Buaaaaaaargh…     <- Fiouck pillado in fraganti vomitando, por ingerir sirope musical veraniego de forma excesiva.

Es que el pequeño Gilbert es pura caloría y grasa saturada, colesterol del malo. Escuchar Alone Again es como rellenar la Thermomix con mantequilla, embutidos industriales, bolsas de patatas, mucha sal, dos latas de leche condensada, batir 5 minutos a 100 grados, verter el resultado sobre una masa gruesa de pizza, calentar en una sartén con baño municipal de aceite, y terminar cubriendo con salsa barbacoa y kétchup. Ah, y tres botes de nata montada, para el libro Guiness. Independientemente del sabor -hay gustos para todos…-, es indudablemente dañino para tu salud. Sí sí, mental también. Escúchame, quillo, soy la voz de tu conciencia, no enchufes el reproductor más abajo.

Alone Again sólo servía para una cosa, tratar de pillar cacho. En mis fiestas de joven cretino, las risas tontas entre colegas de faena se apagaban cuando sonaban las primeras notas de la serie de lentos. Ahí la cosa se ponía seria, sabíamos que disponíamos de cómo mucho dos canciones para ligar al personal. No faltaba nunca Hotel California, de Eagles. Luego, para los menos osados que se quedaban sin concretar, podía haber pelea entre I’m Not in Love, de 10CC y Alone Again, del pequeño Gilbert. La primera de las dos jugaba con ventaja, gracias a sus 6’08” de duración. Es que cuando eres torpe a la hora de soltar alguna idiotez palabra y no sabes muy bien qué hacer con las manos, el factor tiempo era esencial. Alone Again sólo duraba 3’40” y además tenía ese ritmillo un poco más rapidillo que te dejaba incomodillo. Fuckillo de cancioncilla.

En el fondo a mi me daba igual una cosa que otra -Eagles + 10CC o Eagles + Gilbertiño-, era un negado para convencer al género femenino de mis intenciones puras y de mi amor eterno. No sé si el pequeño Gilbert tuvo más éxito, porque seamos sinceros, no le ayudaba su increíble pinta de irlandés insípido. Cierto, tengo un problema con los irlandeses en general.

Alone again

En 2014, el pequeño Gilbert es un rentista, como otros muchos. Y que conste que no tengo problema con la idea de que los artistas cobren mucho dinero. Hace algunos años, después de sacar su enésimo best-of, declaró: “Escribo canciones pop. Fin de la historia. Es lo único que quería hacer. Es lo único que quiero hacer. Y es todo lo que quiero seguir haciendo. No tengo ni el menor interés en salir de giras y vivir en el pasado”. Por lo menos es sincero, aunque eso de no querer vivir EN EL pasado cuando uno lleva cuarenta años viviendo DEL pasado, hay debate para rato…

El recopilatorio en cuestión se llamaba The Berry Vest of Gilbert O’Sullivan. Fíjate en el juego de palabras, es buenísimo, ajem. Aunque a nosotros nos da igual, ya que, sea The Very Best o The Berry Vest, lo pronunciamos igual. Beribest. Berigud. En él no podía faltar las canciones que lo consagraron allá por 1972. Nothing Rhymed, Clair, Alone Again. Todas directamente inspiradas en el legado de los cuatro sosos de Liverpool, que se habían separado un par de años antes –un gran día, juas-. Te las dejo las tres, aunque estás de sobra avisado, es dañino. No me vengas luego con la tripa para fuera y los michelines colgando.

 

 

 

4 pensamientos en “Gilbert O’Sullivan – Alone Again

  1. Me refiero a “estupenda” en el sentido de ESTUPENDA. Vamos, lo lo que viene a ser la estupendez de toda la vida.

    Ah, los punkis… cómo os cuesta admitir que vosotros también tenéis corzaón..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s