The Drums – The Drums

Ahora que es tan fácil sacar un disco –no hablo de calidad, sólo del proceso de componer entre 8 y 12 temas y meterlos en un CD, cruzando los dedos para que un sello o un medio se percate de su existencia-, llueven los grupos, especialmente en el género mal llamado “indie”.

Indie, ¿what the fuck? No es la primera vez que lo pregunto en este blog, pero hasta la fecha no doy con una respuesta satisfactoria. Coges un saco grande, a poder ser sin fondo, y metes ahí dentro cualquier banda o artista que no es ni rock, ni pop, sino una mezcla irritante de ambas cosas, y sobre todo, sin perspectiva ninguna de llegar a ninguna parte, salvo contadas ocasiones.

Otras características del género indie, es el aspecto liso de sus miembros, aunque se esfuercen en tomar aires de adolescente torturado en la portada. Generalmente no generan polémica, tienen poco que decir, suben limpitos a los escenarios y proponen una letra políticamente correcta, o directamente sosa. Apenas venden discos, pero sí suelen llenar los descampados en verano en los macro festivales, porque los carteles no parecen serios si no incluyen a 10 ó 20 de estas bandas, con nombres raros, elegidos por Pitchfork como la próxima esperanza musical. Tienen seguidores fieles, cuyo número depende de la cantidad de novias que se echan. Luego hacen una música que, curiosamente, me suele gustar -quitando el sub género indie folk, espeluznante-. Energizante, ligera, creativa, a veces emocionante o melancólica, sin mucha más pretensión que hacerte pasar un buen rato, con mojito en mano, gafas negras, risas tontas con los colegas.

Drums

Así son The Drums –realmente aquí podía haber puesto otros cincuenta nombres-. Jonathan Pierce y Jacob Graham vienen de Brooklyn. Hace años lo intentaron con música electrónica, pero ahí se vende menos aún. Tuvieron suerte, fueron de los elegidos a finales de 2009, cuando Pitchfork les selló como “Best hope for 2010”. El grial. Luego también creyeron en ellos el New Musical Express, y el BBC Sound, y Cliché Magazine, y bastantes más. Tocaron de teloneros de los Kings of Leon, participaron en un montón de festivales –tocan este año en el Arenal Sound de Castellón-, sacaron dos álbumes, citando a un montón de influencias a ver si colaba -lo malo es que no influyen a nadie-, pero no, no cuaja. Posiblemente ahí se queden, tan felices, ¿y por qué no? Porque insisto, la música que tocan es “buena”, en el sentido de que a mi me gusta. No es para llevar a una isla desierta, pero cumple con su propósito. Os dejo con el primer disco, de 2010, llamado también The Drums, cómo no. Contiene los dos singles que les proporcionaron cierta fama, Me and the Moon y Lets go surfing.

Escucha entero el disco The Drums, de The Drums

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s